Para ver mejor el blog, puedes ampliar y reducir el tamaño pulsando a la vez las teclas Ctrl y + o -. Presionando además F11, aparecerá en modo de pantalla completa.

viernes, 29 de mayo de 2015



La RAE define la onomatopeya como la imitación o recreación del sonido de algo en el vocablo que se forma para significarlo y también como el vocablo que imita o recrea el sonido de la cosa o la acción nombrada.
CRAC w
Ruidos artificiales
¡Bang! ¡Bang! (disparos)
¡Biiiip! ¡Biiiip! (sonido de un móvil)
¡Boom! (explosión)
¡Boing! (rebotar)
¡Clic! (apretar el gatillo de un arma descargada)
¡Crac! (crujido)
¡Crash! (golpe)
¡Cronch! (crujido)
¡Chof! (líquido derramado)
¡Ding! ¡Dong! (campanas)
¡Pop! (pequeño estallido)
¡Plic! (gota de agua)
Tic-tac, tic-tac (segundero del reloj)
¡Toc, toc! (llamar a la puerta)
¡Tolón! ¡Tolón! (cencerro)
¡Riiiing! (timbre)
¡Zas! (golpe)
Ruidos humanos
Cof, cof… (carraspeo de interrupción)
¡Achís! (estornudo)
¡Chissst! ¡Chsss! (pedir silencio)
¡Psst! (llamada)
¡Glup! (tragar un líquido)
(¡hic!) (hipo de borracho, entre paréntesis)
¡Muac! (beso)
¡Paf! (bofetada)
¡Clap, clap, clap! ¡Plas, plas, plas! (aplausos)
¡Sigh! ¡ains! (suspiro)
Sniff, sniff (olisquear)
Tsk, tsk… (chasquear la lengua en símbolo de contrariedad)
Zzz, zzz, zzz (sueño profundo)
Voces humanas
¡Aghgggggh! (terror)
¡Ay! (dolor)
¡Bah! (desprecio)
¡Brrrr! (sensación de frío)
¡Buaaaa! (llorar)
¡Buuu! ¡Buuu! (abucheos)
Hum… (duda)
¡Huy! (lamento)
¡jajaja! (risa fuerte)
¡jejeje! (risa astuta)
¡jijiji! (risa contenida)
¡jojojo! (risa socarrona)
¡Mmmm! (sabroso)
¡Ñam-ñam! (comer)
¡Uff! (alivio)
¡Yuuujuu! (alegría desbordante)
¡Puaf! ¡puaj! (asco)
Sonidos y voces de animales
¡Auuuu! (aullar el lobo)
¡Bzzzz! (zumbar la abeja)
¡Beeee! (balar la oveja)
¡Croa-croa! (croar la rana)
¡Cruaaac-cruaaac! (croajar el cuervo)
¡Oink! (chillar el cerdo)
¡Fu! (bufar el gato)
¡Miau! (maullar el gato)
¡Hiiiic! (chillar la rata)
¡Beeee! (berrear el toro)
¡Quiquiriquí! (cacarear el gallo)
¡Clo-clo! (cloquear la gallina)
¡Cua-cua-cua! (graznar el pato)
¡Cri-cri! (cantar el grillo)
¡Guau! (ladrar el perro)
¡Glu-glú! (gluglutear el pavo)
¡Muuuu! (mugir la vaca)
¡Pío! (piar el pájaro)
¡Iii-aah! (rebuznar el burro)
¡Iiiiih! (relinchar el caballo)
¡Groar! ¡Grrrr! ¡Grgrgr! (rugir el león)
¡Ssssh! (silbar la serpiente)
¡Uh-uh! (ulular el búho)

Fuente aquí

http://roble.pntic.mec.es/msanto1/ortografia/onomato.htm

martes, 26 de mayo de 2015

Fragmentos para comentar

A continuación ofrezco los fragmentos para comentar, con los que se podrá optar a subir nota. A cada alumna le asigno un texto para evitar repeticiones, pero quienes lo deseen pueden intercambiarlo.

I. Sara: El Decamerón


La señora repuso:
-Más pariente suyo es mi marido.
-Decís verdad -dijo el fraile-. ¿Y vuestro marido no se acuesta con vos? -Claro que sí -repuso la señora.
-Pues -dijo el fraile- y yo, que soy menos pariente de vuestro hijo que vuestro marido, tanto debo poder acostarme con vos como vuestro marido.
La señora, que no sabia lógica y de pequeño empujón necesitaba, o creyó o hizo como que creía que el fraile decía verdad; y respondió:
-¿Quién sabría contestar a vuestras palabras?

II. Carmen:  Romeo y Julieta


JULIETA

     ¡Oh! Antes que casarme con Paris, manda que me precipite desde las almenas de esa torre, que discurra por las sendas de los bandidos, que vele donde se abrigan serpientes; encadéname con osos feroces o encuádrame por la noche en un osario repleto de rechinantes esqueletos humanos, de fétidos trozos de amarillas y descarnadas calaveras; mándame entrar en una fosa recién cavada y envuélveme con un cadáver en su propia mortaja, ordéname cosas que me hayan hecho temblar al escucharlas, y las llevaré a cabo sin temor ni hesitación para permanecer, la inmaculada esposa de mi dulce bien .

III. Silvia: Werther

¿Había entonces una sola facultad de mi alma que estuviera ociosa? ¿No podía desentrañar con ella esa grande sensibilidad con que mi corazón abraza la naturaleza entera? ¿No era nuestro trato un cambio continuo de las sensaciones más delicadas, de los rasgos más expresivos, del espíritu más refinado, cuyas modificaciones todas, hasta en la impertinencia, llevaban marcado el sello del genio? Y ahora… ¡Ah! ¡Era mayor que yo y se me anticipó al sepulcro! Jamás la olvidaré; jamás olvidaré su juicio recto y firme, y menos aún su divina indulgencia.


III. Salud: El jugador

-¿Y por qué no habrá de serlo? Los hombres son todos unos gallos, por eso tienen que pelearse. Ya veo que sois todos unos pazguatos. No sabéis defender a vuestra propia patria. ¡Vamos, levantadme! Potapych, pon cuidado en que haya siempre dos cargadores disponibles; ajústalos y llega a un acuerdo con ellos. No hacen falta más que dos; sólo tienen que levantarme en las escaleras; en lo llano, en la calle, pueden empujarme; díselo así. Y págales de antemano porque así estarán más atentos. Tú siempre estarás junto a mí, y tú, Aleksei Ivanovich, señálame a ese barón en el paseo. A ver qué clase de von-barón es; aunque sea sólo para echarle un vistazo. Y esa ruleta, ¿dónde está?

IV. Coral: El jugador

 Allá arriba, en mi cuchitril, me basta sólo recordar e imaginar el rumor del vestido de usted y ya estoy para morderme las manos. ¿Y por qué se enfada conmigo? ¿Porque me llamo su esclavo? ¡Aprovéchese, aprovéchese de mi esclavitud, aprovéchese de ella! ¿Sabe que la mataré algún día? Y no la mataré por haber dejado de quererla, ni por celos; la mataré sencillamente porque siento ganas de comérmela. Usted se ríe...
-No me río, no, señor -dijo indignada-. Le mando que se calle.
Se detuvo, con el aliento entrecortado por la ira. ¡Por Dios vivo que no sé si era hermosa! Lo que si sé es que me gustaba mirarla cuando se encaraba conmigo así, por lo que a menudo me agradaba provocar su enojo. Quizá ella misma lo notaba y se enfadaba de propósito. Se lo dije.
- ¡Qué porquería! -exclamó con repugnancia.
-Me es igual -proseguí-. Sepa que hay peligro en que nos paseemos juntos; más de una vez he sentido el deseo irresistible de golpearla, de desfigurarla, de estrangularla. ¿Y cree usted que las cosas no llegarán a ese extremo? Usted me lleva hasta el arrebato. ¿Cree que temo el escándalo? ¿El enojo de usted? ¿Y a mí qué me importa su enojo? Yo la quiero sin esperanza y sé que después de esto la querré mil veces más.



lunes, 11 de mayo de 2015

Los murciélagos


Los murciélagos son unos de tantos animales sobre los que los humanos hemos inventado una serie de historias truculentas que han acabado creándoles una falsa imagen. Sólo algunos personajes, como Batman, han ayudado a mostrar su cara más amable. En realidad son unos mamíferos tímidos y pacíficos, muy beneficiosos para el hombre, ya que controlan la población de insectos, de los que se alimentan.
El hecho de parecer ratones voladores les han convertido en el blanco de supersticiones que los asocian con seres oscuros, como los vampiros. De ellos se ha dicho que les gusta fumar, que les gusta enredarse en el pelo, o que chupan la sangre y transmiten la rabia; eso, en el caso de los murciélagos europeos, son sólo leyendas. Esos mitos han fomentado su persecución por parte de los humanos, lo que ha llevado a muchas de sus especies al borde de la extinción. De hecho, hay algunas de ellas que actualmente están protegidas.
Lo que sí es cierto es que cientos de especies de murciélagos, y entre ellos los que viven en las zonas urbanas, pueden llegar a comer 1.200 mosquitos en una hora. Así que, en definitiva, nos ahorran muchas picaduras.
No son aves ni roedores: ¿Qué son entonces? Pues mamíferos como tú, y es por eso por lo que tienen pelo en su cuerpo y cuando son crías son amamantadas por sus madres. Tienen costumbres nocturnas, así que nunca los verás de día, que es cuando duermen en cuevas y oquedades rocosas.
Si por la noche ves murciélagos, no debes asustarte, porque no te atacarán, ya que huyen ante la presencia humana, y recuerda que tienen muy mala vista y se guían por sus radares. Durante sus vuelos emiten unos sonidos que al chocar contra los objetos les devuelven la imagen de lo que les rodea.
Ten en cuenta que no hay que juzgar por las apariencias, ni dejarse llevar por los prejuicios, y cuando veas un murciélago, no olvides nunca que tienes más cosas en común con él de lo que parece, ya que los dos sois mamíferos, y ellos juegan un importante papel a la hora de mantener a raya a los insectos.

Fuente aquí

martes, 5 de mayo de 2015

ande yo caliente y ríase la gente


LETRILLA
Luis de Góngora (1561-1627)
Ándeme yo caliente
y ríase la gente.
Traten otros del gobierno
del mundo y sus monarquías
mientras gobiernan mis días
mantequillas y pan tierno
y las mañanas de invierno,
naranjada y aguardiente.
Y ríase la gente.
Coma en dorada vajilla
el príncipe mil cuidados
como píldoras dorados,
que yo en mi pobre mesilla
quiero más una morcilla
que en el asador reviente.
Y ríase la gente.
Cuando cubra las montañas
de blanca nieve el enero,
tenga yo lleno el brasero
de bellotas y castañas,
y quien las dulces patrañas
del Rey que rabió me cuente.
Y ríase la gente.
Busque muy en hora buena
el mercader nuevos soles;
Yo, conchas y caracoles
entre la menuda arena,
escuchando a Filomena
sobre el chopo de la fuente.

Y ríase la gente.
Pase a media noche el mar
y arda en amorosa llama
Leandro por ver a su Dama,
que yo más quiero pasar
del golfo de mi lagar
la blanca o roja corriente.
Y ríase la gente.
Pues Amor es tan crüel
que de Píramo y su amada
hace tálamo una espada
do se junten ella y él,
sea mi Tisbe un pastel,
y la espada sea mi diente.
Y ríase la gente.