Para ver mejor el blog, puedes ampliar y reducir el tamaño pulsando a la vez las teclas Ctrl y + o -. Presionando además F11, aparecerá en modo de pantalla completa.

lunes, 16 de enero de 2017

Temas en Romeo y Julieta


Es importante comparar la historia de Romeo y Julieta con la de Píramo y Tisbe o la de Calisto y Melibea: el mismo esquema básico se repite en las tres historias: Píramo y Tisbe eran dos jóvenes amantes cuyo amor no aprobaban sus respectivas familias, con lo que se sentaron las bases del trágico desenlace (ambos amantes se suicidan creyendo que el otro ha muerto). Probablemente esta historia clásica fue conocida por Fernando de Rojas cuando el autor español redactó su propia obra; y es casi seguro que Shakespeare conocería La Celestina antes de elaborar la historia de los amantes de Verona.

1. Señala cuantas similitudes encuentres entre la narración de Ovidio y el texto de Shakespeare. Cotéjalo también con el argumento de La Celestina   
2.  Responde a estas preguntas acerca de los personajes:
  1. ¿Por qué se enamoran los personajes? ¿Odia Julieta a Romeo por haber matado a Teobaldo? ¿Traiciona, pues, a su familia? ¿Qué le aconseja el ama a Julieta con motivo del destierro de Romeo? Cómo reacciona la joven?
  2. ¿Cómo se comporta Romeo al empezar la pelea entre Mercuccio y Teobaldo?  ¿Cómo reacciona cuando muere Mercuccio?¿Crees que actúa de forma correcta?
  3. Di en qué medida piensas que estos rasgos forman parte del carácter de Romeo, de Julieta personajes: Paciencia, Impulsividad, Valentía,  Elocuencia, Vulgaridad. Irresponsablilidad, Afabilidad, Prudencia, Justicia, etc. Elabora un cuadro pensando en Romeo, en Julieta, Mercuccio, los padres y el ama.
  4. Recuerda dos momentos de locura y dos de sensatez en el personajes de Mercuccio.
 
Los personajes. Los grandes personajes de Shakespeare tienen un doble sentido: por un lado, encarnan grandes pasiones; es decir, son símbolos: Otelo representa los celos, Hamlet la duda, MacBeth la ambición, etc.; por otra parte, las personajes que crea Shakespeare son redondos, no planos: estas figuras destacan, entre las creaciones de todos los tiempos, por ser criaturas humanas, llenas de contradicciones, de sentimientos humanos, de altibajos... Los espectadores de cualquier época pueden sentirse identificados con ellos porque los miran de igual a igual, reconociendo los propios defectos o virtudes y las mismas dudas y anhelos. 

 3. ¿Tiene algo que ver con los personajes de Shakespeare este poema de Lope de Vega?:


Desmayarse, atreverse, estar furioso, 
áspero, tierno, liberal, esquivo,
 alentado, mortal, difunto, vivo,
 leal, traidor, cobarde y animoso: 
                no hallar fuera del bien centro y reposo,           5 
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo, 
enojado, valiente, fugitivo, 
satisfecho, ofendido, receloso: 
huir el rostro al claro desengaño, 
                      beber veneno por licor süave,                  10 
olvidar el provecho, amar el daño: 
 Creer que el cielo en un infierno cabe;
 dar la vida y el alma a un desengaño:
Esto es amor. Quien lo probó lo sabe.



Amor. Romeo y Julieta encarnan un amor arrebatador en la misma medida que los otros personajes del autor simbolizan sendas pasiones. Las pasiones humanas cumplen en Shakespeare la misma función que el Fatum o destino para la tragedia griega: se trata de una fuerza irresistible que desde el principio encamina la acción hacia el desenlace trágico. Si para los griegos esta fuerza era un impulso externo, dependiente sólo de los dioses, en Shakespeare la semilla de la desgracia está en el propio corazón humano, víctima de las pasiones cuando éstas son demasiado intensas.
4. Escucha esta canción y explica llanamente qué idpea del amor tiene el autor y con qué otra manera de concebirlo lo contrapone. Pon ejemplos de películas, canciones, libros, etc. que muestren ejemplos de ambas direcciones.

5.  Expresa libremente tu opinión sobre el tema, publicando un pequeño comentario al final de esta entrada del blog.


Locura y razón. El punto de unión con el apartado anterior es la escasa cordura que muestran los amantes: son impulsivos, exagerados, insensatos. Como en  Shakespeare todo es contraste y lucha de contrarios, no falta quien trata de hacer entrar en razón a los protagonistas. Estos otros personajes representan la razón y la inteligencia. Fray Lorenzo, Mercucio, el ama o el padre de Julieta oponen su buen sentido, a veces realista, a veces excesivamente materialista, a la fogosidad de los amantes.

Por otra parte, como sabemos, el personaje del Fool (que se llama "Gracioso" en español, pero es 'loco' o 'payaso' en inglés) es uno de los más interesantes del drama shakespeareano. En este caso, este papel corresponde a Mercucio. ¿Qué función tiene este personaje en la obra?: Es amigo, Gracioso, poeta, aliado y también, como Falstaff, voz de la inteligencia y la cordura en algunas ocasiones.

5. Recuerda tres de los momentos en los que unos personajes le dan consejos a otros.  

Contrastes. Como vemos, todo es contraste en el teatro barroco (en general, y en Shakespeare en particular): calma y tempestad, luces y sombras, altura y bajeza, etc. El juego de oposiciones se da en los enfrentamientos entre los personajes, en los rápidos cambios de humor, en la contraposición de escenas cómicas y trágicas o serias; en la diversidad de ambientes, contraria a la unidad de lugar;  en el lenguaje de los personajes, y hasta en la disposición de los mismos en el escenario (como en la escena del balcón, en la que Romeo debe ascender para encontrarse con su amada)

Destino y azar. Ya nos hemos referido al Destino en la tragedia griega y su equivalente en Shakespeare. Es evidente que, aunque el autor inglés sustituye esa fuerza ciega por la de las pasiones, el tema del Destino no desaparece de su teatro: hay numerosas alusiones al hado y al azar, a las estrellas, a los dioses...

6. Busca en el resumen de la obra ejemplos de contraste y de alusiones al destino.



7.  Lee el final del Romeo y Julieta y di: ¿cuál es el papel del príncipe? ¿Es un personaje justo o injusto? ¿Cómo trata a sus súbditos?

 

Pulsa sobre la imagen para leer algo sobre Isabel I de InglaterraOrden establecido. Los nobles más destacados patrocinaban grupos de actores que llevaban sus nombres. Así surgieron, en la época isabelina, compañías como The Hundson Men. En ciertas ocasiones, estas compañías teatrales realizaban sus representaciones en el palacio de sus protectores aristocráticos. The King's Men, por ejemplo, después del apadrinamiento de la compañía por el rey Jacobo I, actuaban en la corte una vez al mes. Contar con el respaldo de un mecenas era fundamental para asegurar el éxito de la obra en el futuro.
Los autores dramáticos, que dependen, como vemos, de los poderosos para representar sus obras (y el autor de Romeo y Julieta pudo construir dos teatros gracias a la reina) les devuelven el favor ofreciendo sobre las tablas una imagen positiva del poder, del orden establecido y de las instituciones.

 Aquí podéis leer más información al respecto, si os interesa el tema. 
 
 
8. Una vez más, trataremos de relacionar los temas de las obras con la actualidad. Se plantean dos preguntas:
  1. ¿Podemos decir que nuestros gobernantes son justos, responsables y velan por los intereses del pueblo, como el príncipe de Romeo y Julieta? ¿Qué razones y leyes los llevan a cumplir el deber de servir a la nación? En una democracia, donde la soberanía reside en el pueblo, ¿ha mejorado mucho la cosa con respecto a los tiempos de Shakespeare?
  2. En aquella época remota, el teatro defendía los intereses de la monarquía y de la Iglesia, difundiendo sus valores y dando publicidad a sus intereses; ¿ha perdido hoy día el poder la capacidad de controlar las mentes y los comportamientos de los ciudadanos?

Para inspirarnos, aquí tenemos algunos vídeos y enlaces. Animo al debate y a la exposición de diversos puntos de vista:


Para la segunda pregunta: 
 




Para la primera:






 Expón tu punto de vista en un nuevo comentario a esta entrada del blog. Recuerda que con ello estás practicando la pregunta número cinco del examen: comentario crítico y relación del tema con la realidad de nuestro tiempo.

lunes, 9 de enero de 2017

Modernismo y 98. La crisis de fin de siglo




Bueno, ya estamos de vuelta de las vacaciones y abordamos un nuevo año, que siempre esperamos que sea mejor que el anterior.



Por cierto: ¿cómo dirías que ha sido el año que dejamos atrás? ¿Qué cosas recuerdas? ¿Qué eventos han afectado al mundo y a los españoles?

Todos los años, el jefe del estado hace su valoración sobre estos mismos temas. Aquí tenemos la del 2016:


Lo interesante de este discurso es que el rey no es un político ni tampoco un ciudadano que da su opinión: su función es representar a todos los españoles. Sin embargo, es éste un objetivo muy ambicioso y tal vez irrealizable. Aquí encontramos las opiniones de algunos sectores de la política: 

El PP percibe el "mensaje claro" del Rey a "populistas y secesionistas"


Desde el Partido Popular, el vicesecretario general de Comunicación, Pablo Casado, ha calificado el discurso de "optimista y ambicioso", con un "mensaje claro a los populistas y secesionistas".


Casado ha destacado el mensaje de "unidad frente a quien intenta separar y a los que intentan hacer valer sus intereses partidistas por encima de los generales".

Casado ha afirmado que fue un discurso que ha llegado "al nivel de la calle", y en el que ha recapitulado el pasado reciente, ha apelado al presente y a la necesidad de unión y ha hablado de futuro mirando a los jóvenes.

Podemos critica el discurso del Rey y le acusa de "no escuchar a la gente"


Pablo Echenique, ha acusado a Don Felipe de ser un Rey "que ha elegido no escuchar a la gente", dejando fuera a una buena parte de la población. "Nos ha parecido un discurso que podría haber suscrito Mariano Rajoy de principio a fin"

El número tres de Podemos ha incidido en que "dejó fuera las causas de los males de su pueblo", como la violencia machista o los españoles que han tenido que emigrar, o que su "única cesión a la obvia plurinacionalidad" de España sea "saludar en cuatro idiomas".


Asimismo, ha recriminado expresamente la manera de abordar en el discurso la crisis económica, "como si se tratase de un fenómeno meteorológico". Así, ha advertido al Rey que si "hubiera escuchado a millones de españoles" sabría que las "verdaderas causas" están "en los grandes poderes económicos, los privilegiados y los delegados parlamentarios de esos poderes".



El PSOE valora el "contenido social" del mensaje




El portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, ha valorado el contenido social del discurso, con la mirada más puesta en el futuro que en el pasado y en el que destacó lo que une a los españoles por encima de los que pueda diferenciarles.

Los socialistas coinciden con el monarca en la confianza en el país y en reconocer el esfuerzo que han hechos los españoles para enfrentarse a la crisis, y consideran "muy acertado" que el monarca haya hecho un llamamiento para luchar contra la desigualdad.

C's: el Rey trató temas que son "fundamentales para la España de hoy"




Por su parte, el vicesecretario general de Ciudadanos , José Manuel Villegas, ha considerado que el Rey trató anoche "temas que son fundamentales para la España de hoy" y ha subrayado que su partido está "básicamente de acuerdo" con las ideas que transmitió el monarca.



PNV: un mensaje "buenista, contradictorio y negacionista"




El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha afirmado que el mensaje transmitido anoche por el rey Felipe VI fue "en lo social buenista, en lo político contradictorio y en lo territorial negacionista".

"Los nacionalistas vascos no negamos que existe una nación española, pero la casa real y los gobiernos de turno sí niegan la existencia de una nación vasca, que es el sentimiento de muchos vascos", ha señalado Esteban.

"Si en la España de hoy no puede caber la negación de otro, debía empezar a apuntárselo la propia casa real", ha añadido.

En resumen: ¿sobre qué temas versó el discurso de Navidad? ¿De qué habrías hablado tú? 

Desigualdades         Felicidad        Sanidad           Amor
Educación       Deportes       Violencia          Guerras
Bancos           Tecnología        Futuro               ETC...
Empleo       Arte       Hambre















  Y bien: ¿desde cuándo preocupan esos temas? ¿Son siempre los mismos o van cambiando con el tiempo? En el siguiente artículo se habla de algunas posibles coincidencias entre dos épocas muy distintas. Anota las correlaciones que establece:



La «crisis de fin de siglo» se ha convertido en una frase acuñada por la historiografía para aludir a la que se produjo hace 100 años en el paso del siglo XIX al XX. El año 1898 se ha convertido en referencia simbólica obligada al estudiar dicha crisis, aunque hoy hay acuerdo generalizado en señalar la complejidad de aquella fecha, que no podemos identificar sólo con una derrota militar, sino como el eje de un proceso de cambio en profundidad de la sociedad española en su conjunto. [...]
El hecho es que observo una extraordinaria similitud entre el periodo 1875-1898 del siglo pasado y las mismas fechas del presente. Veamos. En 1875 se produjo una importante ruptura histórica con motivo de la restauración borbónica; desde [...] un periodo de turbulencias políticas roto precisamente en 1875 con la subida al trono de Alfonso XII y el inicio de un proceso de relativa estabilidad nacional. Pues bien, en 1975 se produce otra ruptura histórica con la muerte del general Franco, que constituyó un régimen dictatorial de excepción, y el inicio de una transición política a la democracia que tuvo su hito histórico en la Constitución de 1978.
La similitud 1875-1975 vuelve justamente a repetirse con la de los años 1898-1998. En el 98 pasado terminó un ciclo histórico con la pérdida de las últimas colonias de ultramar; el fin del ciclo imperial que tuvo su origen con el descubrimiento de Colón en 1492, llevó a hablar del momento de máxima decadencia de la nación española, lo que condujo a un proceso de renovación y de cambio claramente perceptible desde nuestro mirador. Pues bien, en 1998 se vuelve a producir el fin de otro ciclo histórico como consecuencia de la entrada en vigor del euro en la economía española; a nadie se le escapa lo que esto tiene de pérdida en la soberanía nacional y la importancia que ello conlleva con vistas al futuro. [...]
En 1998 estamos, pues, en la mitad de otra crisis de fin de siglo, de características muy similares también, como vamos a ver, a la del fin del siglo pasado. Si aquélla coincidió con una incalculable revolución tecnológica, hoy vuelve a ocurrirnos lo mismo. En torno a principios del siglo pasado y comienzos de éste se produjeron los grandes inventos que han protagonizado nuestra centuria: luz eléctrica, teléfono, telégrafo, gramófono, cine, automóvil, aviación; en el siglo que gira alrededor del 98 actual se ha producido la revolución informática, que ha transformado el mundo de las comunicaciones: fax, ordenador, correo electrónico, Internet... Otra revolución tecnológica que, unida al crecimiento y desarrollo de los medios audiovisuales, está cambiando nuestra vida y la cambiará más en los próximos años.
[...]
También hay una afinidad grande entre el fin de siglo pasado y el presente en el ámbito de los nacionalismos; el bizkaitarrismo, como se decía entonces, nació hacia 1895, de la misma forma que el catalanismo, con antecedentes ya en 1892 (Bases de Manresa). [Hoy] siguen generando tensiones y de forma muy especial en relación con su integración en Europa.
Las similitudes podrían aún apurarse más, pero creo que basta con lo expuesto. Hay, sin embargo, una cuestión en el amplio mundo de las ideas que me gustaría plantear. En este ámbito, la pasada crisis de fin de siglo se caracterizó por la reacción contra el positivismo, que había sido una filosofía avasalladora hacia 1880. Me pregunto si ahora podría ocurrir algo parecido[...] Se ha dicho que estamos al final de la galaxia Gutenberg y es evidente que la imagen va adquiriendo un protagonismo cada vez mayor[...]. El desplazamiento de [el pensamiento] por los iconos podría ser terrorífico, y no me extrañaría que en la crisis de fin de siglo en que ya estamos inmersos se iniciara una nueva reacción contra los excesos de la imagen y de la informática.[...]
José Luis Abellán es catedrático de la Universidad Complutense de Madrid.
* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de mayo de 1998

Como se ha hablado del tema en clase, copio aquí una breve reseña sobre el republicanismo en España:



En España ha existido una persistente corriente de pensamiento republicana a lo largo de los siglos XIX, XX y XXI, que se ha materializado en diversos partidos políticos de distinto signo a lo largo de la historia de España. Si bien dichos movimientos han compartido el objetivo de establecer una República en España, durante estos tres siglos han surgido distintas corrientes según la forma organizativa que se quería dar al Estado: unitaria o centralista, o federalista, existiendo además corrientes independentistas de carácter republicano en diversas regiones españolas.
A pesar de la larga tradición de republicanismo que se ha dado en el país, España ha tenido un sistema político republicano tan solo durante dos cortos periodos de la historia, que suman menos de 10 años de sistema republicano en la historia española. Estos periodos en los que la República fue la forma de gobierno del Estado español fueron la Primera República Española, entre el 11 de febrero de 1873 y el 29 de diciembre de 1874; y la Segunda República Española, entre el 14 de abril de 1931 y el 1 de abril de 1939.
Hay que destacar que hay movimientos y partidos políticos que defienden la República en todo el espectro político español, desde la izquierda (Ver sección Principales partídos políticos republicanos después de la Transición) hasta partidos liberales, nacionalistas o derechistas.



Los temas han sido, pues: el cambio politico, la soberanía de España, los nacionalismos y la inteligencia. En cuanto al primero, Machado ya habló hace mucho tiempo de esas "dos Españas" que aún hoy no se entienden. Lo escucharemos en la versión cantada de Joan Manuel Serrat, quien dedicó un disco completo a las composiciones del escritor sevillano: 











La crisis de fin de siglo

Hispanoamérica

Pasó de la Independencia al imperialismo: dependencia económica de las potencias que intervienen en la revolución industrial, en busca de recursos como la explotación minera.
De este modo, fueron frecuentes los enfrentamientos y guerras entre diferentes estados latinoamericanos, así como la intervención militar de EEUU, entre otros países.
Como resultados de los cambios, surgieron dos clases sociales anteriormente inexistentes en la zona: el proletariado y la pequeña burguesía. De esta última surge un grupo de intelectuales críticos con el sistema. Ante esta situación, a los intelectuales americanos no les queda más salida que la evasión en mundos fantásticos e idílicos o la marginación y el malditismo, al estilo de los románticos y simbolistas europeos.
El escritor, el artista, apartado del proceso económico y político de su país, se siente único portador de la extrema sensibilidad, de la esencia de los pueblos y de la raza, de la verdad, frente al mundo vulgar del capitalismo, el imperialismo y la burguesía.

España

En España, por su parte, se vive una decadencia arrastrada desde el siglo XVII:
  • Pobreza
  • Incultura
  • Guerras carlistas
  • Desigualdades
  • Atraso
  • Fracaso de la primera República y 
  • Restauración, igual de incompetente
Como gota final, llega el desastre de Cuba, con EEUU y la pérdida de las últimas colonias, acabando con unos sueños de grandeza ya absolutamente anacrónicos a finales del XIX.

Como resultado de todos estos factores, se da una época de cambios, reformas y pruebas en las que participan filósofos, pensadores, políticos y científicos, como Ortega y Gasset, Gregorio Marañón, Ramón y Cajal, Manuel Azaña, etc. Entre ellos, se cuenta el llamado "grupo de los tres": los escritores Azorín, Ramiro de Maeztu y Pío Baroja, a los que se acerca también Miguel de Unamuno. En un principio muestran actitudes revolucionarias y radicales, pero más tarde, algo desengañados, giran hacia posturas idealistas, escépticas o espirituales, menos combativas.

De este modo, llegamos a encontrar planteamientos muy parecidos, a un lado y al otro del océano Atlántico. En general, los artistas y escritores de todo el mundo hispano reaccionan frente a la sociedad burguesa...:


  • Materialista:  y tienden a lo espiritual.
  • Industrial: y, frente a la vulgaridad de lo útil, busca la belleza incluso en objetos útiles como la ropa, los muebles, el urbanismo, etc.
  • Racionalista: y exploran lo irracional, el psicoanálisis o la intuición.
  • Mediocre:  y muestran actitudes aristocráticas y refinadas, o bien bohemias, pero nunca vulgares.
  • Imperialista y capitalista: y se comprometen politicamente con el socialismo u otras corrientes
 

Generalizando, podríamos resumir tres salidas o actitudes (que se pueden mezclar):
  1. La rebeldía: política, social.
  2. El aislamiento y la evasión.
  3. El análisis de los problemas.

















En cuanto a la oposición entre Generación del 98 y Modernismo, puedes leer algo en las páginas 104 y 124 del libro de texto, pero ampliaremos información con el siguiente vídeo. Apunta en tu cuaderno la información que obtengas de este documental sobre:

  1. Diferencias y similitudes entre ambos grupos.
  2. Nombre del más importante poeta nicaragüense.
  3. Autores que pertenecieron a ambos grupos. 



1. El análisis de los problemas: 

Entre los escritores españoles de la Generación del 98, destaca la reflexión sobre los problemas  de España y sobre la identidad española.


El siguiente vídeo ayudará a entender mejor lo que ocurría por aquellos años. Responde a las siguientes preguntas para extraer la información más relevante:
  • ¿Qué injusticia afectaba a los reclutas que participaron en la guerra de Cuba?
  • ¿Qué fue el Mayne?
  • ¿Cómo reaccionaron los españoles ante la declaración de guerra de EEUU?
  • ¿Cuáles fueron las consecuencias de la guerra?




AZORÍN: EPÍLOGO EN CASTILLA

Quiero fechar idealmente estas páginas españolas en un viejo pueblo castellano; uno de esos pueblos que he intentado retratar en mis libros. El campo se extiende ante mi vista; se halla en la primavera cubierto con el tapiz verde de los sembrados, roto acá y allá por las hazas hoscas, negras, de los barbechos y eriazos; aparece en otoño desnudo, pelado, de un uniforme color grisáceo. No se yerguen árboles en la llanura; no corren arroyos ni manan hontanares. El pueblo reposa en un profundo sueño…

Ningún lugar mejor que estos parajes para meditar sobre nuestro pasado y nuestro presente. Causa de la decadencia de España han sido las guerras, la aversión al trabajo, el abandono de la tierra, la falta de curiosidad intelectual; convienen en ello - como habrá visto el lector - Saavedra Fajardo, Gracián, Cadalso, Larra. No hay más aplanadora y abrumadora calamidad para un pueblo que la falta de curiosidad por las cosas del espíritu; se originan de ahí todos los males. Se originan de ahí la ausencia de examen, de comparación, de apreciación y de repulsión, de entusiasmo y de hostilidad; entusiasmo y hostilidad que remueven la inercia de los de abajo e impiden la corrupción de los de arriba.


Esos españoles eminentes que hemos hecho desfilar por estas páginas, movidos estaban de una insaciable curiosidad intelectual; viajaron por Francia, Italia, Alemania, Inglaterra. Los que no salieron de casa - como Gracián- , sentíanse ansiosos por toda novedad filosófica o primor literario. La falta de curiosidad intelectual es la nota dominante en la España presente. ¿Cómo haremos para que interese un libro, un cuadro, un paisaje, una doctrina estética, una manifestación nueva del pensamiento? Reposa el cerebro español como este campo seco y este pueblo grisáceo. No saldrá España de su marasmo secular mientras no haya millares y millares de hombres ávidos de conocer y comprender.


Nebreda, marzo 1912.




Machado: por tierras de España

El hombre de estos campos que incendia los pinares
y su despojo aguarda como botín de guerra,
antaño hubo raído los negros encinares,
talado los robustos robledos de la sierra.
Hoy ve a sus pobres hijos huyendo de sus lares;
la tempestad llevarse los limos de la tierra
por los sagrados ríos hacia los anchos mares;
y en páramos malditos trabaja, sufre y yerra.
Es hijo de una estirpe de rudos caminantes,
pastores que conducen sus hordas de merinos a Extremadura fértil, rebaños trashumantes
que mancha el polvo y dora el sol de los caminos.
Pequeño, ágil, sufrido, los ojos de hombre astuto,
hundidos, recelosos, movibles; y trazadas
cual arco de ballesta, en el semblante enjuto
de pómulos salientes, las cejas muy pobladas.
Abunda el hombre malo del campo y de la aldea,
capaz de insanos vicios y crímenes bestiales,
que bajo el pardo sayo esconde un alma fea,
esclava de los siete pecados capitales.
Los ojos siempre turbios de envidia o de tristeza,
guarda su presa y llora la que el vecino alcanza;
ni para su infortunio ni goza su riqueza;
le hieren y acongojan fortuna y malandanza.
El numen de estos campos es sanguinario y fiero:
al declinar la tarde, sobre el remoto alcor,
veréis agigantarse la forma de un arquero,
la forma de un inmenso centauro flechador.
Veréis llanuras bélicas y páramos de asceta
¿no fue por estos campos el bíblico jardín?:
son tierras para el águila, un trozo de planeta
por donde cruza errante la sombra de Caín.










Este hombre del casino provinciano
que vio a Carancha recibir un día,
tiene mustia la tez, el pelo cano,
ojos velados por melancolía;
bajo el bigote gris, labios de hastío,
y una triste expresión, que no es tristeza,
sino algo más y menos: el vacío
del mundo en la oquedad de su cabeza.

Aún luce de corinto terciopelo
chaqueta y pantalón abotinado,
y un cordobés color de caramelo,
pulido y torneado.
Tres veces heredó; tres ha perdido
al monte su caudal; dos ha enviudado.

Sólo se anima ante el azar prohibido,
sobre el verde tapete reclinado,
o al evocar la tarde de un torero,
la suerte de un tahúr, o si alguien cuenta
la hazaña de un gallardo bandolero,
o la proeza de un matón, sangrienta.

Bosteza de política banales
dicterios al gobierno reaccionario,
y augura que vendrán los liberales,
cual torna la cigüeña al campanario.

Un poco labrador, del cielo aguarda
y al cielo teme; alguna vez suspira,
pensando en su olivar, y al cielo mira
con ojo inquieto, si la lluvia tarda.

Lo demás, taciturno, hipocondriaco,
prisionero en la Arcadia del presente,
le aburre; sólo el humo del tabaco
simula algunas sombras en su frente.

Este hombre no es de ayer ni es de mañana,
sino de nunca; de la cepa hispana
no es el fruto maduro ni podrido,
es una fruta vana
de aquella España que pasó y no ha sido,
esa que hoy tiene la cabeza cana.


En los siguientes enlaces podemos leer La trapera y Caídos, dos cuentos de Pío Baroja 


Frente al estilo apagado y triste de Baroja o Unamuno, Rubén Darío, el principal de los modernistas, llama al optimismo con un estilo bien diferente. La expresión cambia, pero el tema de preocupación es el mismo: 

Salutación del optimista

Ínclitas razas ubérrimas, sangre de Hispania fecunda,
espíritus fraternos, luminosas almas, ¡salve!
Porque llega el momento en que habrán de cantar nuevos himnos
lenguas de gloria. Un vasto rumor llena los ámbitos;
mágicas ondas de vida van renaciendo de pronto;
retrocede el olvido, retrocede engañada la muerte
[...]

ya veréis el salir del sol en un triunfo de liras,
mientras dos continentes, abonados de huesos gloriosos,
[....]
digan al orbe: la alta virtud resucita,
que a la hispana progenie hizo dueña de los siglos.
Abominad la boca que predice desgracias eternas,
abominad los ojos que ven sólo zodiacos funestos,
abominad las manos que apedrean las ruinas ilustres,
o que la tea empuñan o la daga suicida.
[...]
¿Quién será el pusilánime que al vigor español niegue músculos
y que al alma española juzgase áptera y ciega y tullida?
[...]
Sangre de Hispania fecunda, sólidas, ínclitas razas,
muestren los dones pretéritos que fueron antaño su triunfo.
Vuelva el antiguo entusiasmo, vuelva el espíritu ardiente
que regará lenguas de fuego en esa epifanía.
[...]
Un continente y otro renovando las viejas prosapias,
en espíritu unidos, en espíritu y ansias y lengua,
ven llegar el momento en que habrán de cantar nuevos himnos.
La latina estirpe verá la gran alba futura,
en un trueno de música gloriosa, millones de labios
[..].
Y así sea Esperanza la visión permanente en nosotros,
¡Ínclitas razas ubérrimas, sangre de Hispania fecunda!




2. El aislamiento y la evasión.