Para ver mejor el blog, puedes ampliar y reducir el tamaño pulsando a la vez las teclas Ctrl y + o -. Presionando además F11, aparecerá en modo de pantalla completa.

miércoles, 4 de mayo de 2016

Camina despacio, mirando el suelo.


 

Lleva la cabeza agachada.
Camina despacio, mirando el suelo.
Las manos en los bolsillos, los hombros encogidos,
No levanta los ojos para ver
a la señora que pasa,
el gato que se ha subido al árbol
persiguiendo a otro gato;
ni el escaparate de la pastelería ni
los cerezos en flor.

Camina despacio,
sin una sonrisa,
sin distraerse por nada,
temblando,
solo

Está triste, muy triste


- No: es que iba a volver a casa a coger un jersey pero se le han caído las llaves por el camino.

Resultado de imagen de llaves

martes, 26 de abril de 2016

Temas y estilo en El talento de Mr. Ripley




   El tema constante en la obra de Patricia Highsmith es el horror instalado en lo cotidiano: la angustia, el desasosiego, la amenaza… que surgen de repente en medio de la existencia más rutinaria, como fantasmas que se instalan en la mente de los personajes.

El talento de Mr. Ripley es una novela compleja, en la que se abordan muchos temas diferentes siempre en relación a un tema central: los conflictos interiores del hombre contemporáneo: la propia identidad, la culpa, la relación con los demás, la integración en la sociedad o la ambición.


La película Bienvenidos al sur expresa de forma cómica las diferencias entre el carácter del norte, industrial y moderno, frente al atrasado sur. La película se desarrolla, precisamente, en un pueblo de Nápoles, justo al lado de Mongibello:




1. Di cuáles son las diferencias entre esos modos de vida a los que nos referimos:
  • La cultura anglosajona, del norte, tiene fama de ser...
  • Los mediterráneos son, más bien...


Trata de aportar algunos ejemplos concretos del libro que avalen o discrepen de estos tópicos. ¿Por qué piensas que Dickie no quiere volver a Estados Unidos?  




"We need criminals to identify ourselves with, to secretly envy and to stoutly punish. They do for us the forbidden, illegal things we wish to do"
Karl A. Menninger



El mal


   El interés de Patricia Hisghsmith por la psicología criminal la lleva a plantear estos conflictos en personalidades extremas, perturbadas, que le sirven como objeto de análisis de las desviaciones de la mente humana hacia la mentira y el crimen. Una de sus influencias principales es la Karl Menninger, cuyo libro La mente humana, que incluye estudios científicos sobre conductas anormales y casos de pacientes con enfermedades mentales, es fundamental en la obra de Highsmith.

Patricia Highsmith en Nueva York (1941).
"Solo en estos últimos años me he dado cuenta de que en mi escritura ha tenido una importante influencia un libro llamado The Human Mind (La mente humana), de Karl Menninger, que mis padres compraron casualmente cuando yo tenía ocho o nueve años. Ese libro trata de aberraciones y enfermedades mentales y presenta resúmenes de casos en los que se ofrece en negrita el historial o los síntomas de un paciente —cleptomanía, piromanía, pederastia, esquizofrenia paranoide, por ejemplo— y debajo, en tipografía normal, los comentarios del psiquiatra acerca de si esa persona se curó o no, o sobre si había o no alguna esperanza para aquel caso. De niña me fascinó aquel grueso tomo, aunque no me di cuenta del efecto causado en mí hasta que pasaron algunos años. Pero el hecho de que empezara a escribir historias breves de carácter retorcido o psicópata cuando tenía quince o dieciséis años habla de la influencia que tuvo ese libro, que para mí era como una colección de cuentos de hadas; cuentos reales en cualquier caso".


Patricia Highsmith. Prólogo del libro Escalofríos (1989).

  

   La propia autora expresó que el propósito de su novela era mostrar el triunfo del mal sobre el bien. Aquí el mal aparece personificado en la figura de Tom Ripley: peligroso, perturbado, mentiroso, desequilibrado… y a la vez lógico y pragmático en sus actuaciones. Carece de sentimiento de culpa, aunque tampoco disfruta con el crimen, que no es más que una vía para lograr sus propósitos.

2. Trata de señalar tres cualidades positivas y tres negativas propias de Tom Ripley. Haz lo mismo con el personaje de Dickie. ¿Piensas que Tom actúa de una manera premeditada o más bien improvisa? Aporta ejemplos.



El deseo de integración



   Ripley se considera un don nadie, que debe esforzarse para ser aceptado. Envidia a otros, como Dickie, que forman parte del grupo de manera natural, por sí mismos.

Anhela ser parte de esos grupos sociales, desea ante todo agradar, ser simpático, y no duda para ello en actuar según lo que intuye que esperan de él y no según sus propios impulsos. Este deseo compulsivo de integración deriva, paradójicamente, en un inmenso rencor hacia esos mismos que no terminan de aceptarlo. Desprecia, al comienzo de la novela, a sus propios amigos, a los círculos en los que se mueve, y envidia el modo de vida de los más ricos. Pero acaba también sintiéndose solo y despreciando igualmente a sus nuevas amistades.

3. Trata de establecer una relación entre el rencor o el deseo de integración de Tom, por un lado, y el rencor o el deseo de integración de Patricia Highsmith y la Beat Generation, por otro (puedes consultar la entrada sobre el contexto de la obra, así como la biografía de la autora). Dicho de otra forma: ¿crees que Highsmith tendría necesidad de sentirse integrada en la sociedad? ¿qué piensas que criticaría? ¿Y los autores de la Beat Generation?



Los límites de la identidad



     Uno de los más importantes efectos de la crisis de valores del mundo contemporáneo, el que surge tras la Segunda Guerra Mundial, es la desorientación. El individuo se siente perdido, en medio de un mundo que le ofrece grandes posibilidades de bienestar material –la sociedad de consumo- pero que al mismo tiempo ha perdido el sentido de lo esencial, sustituyéndolo por lo inmediato –el placer, los bienes, le existencia-. La apariencia cobra más importancia que la propia esencia, lo externo se impone a la interioridad. De este modo, la vida se convierte en una representación, en la que basta con una adecuada caracterización para convertirse en el personaje.



       Esto lo comprende Tom Ripley a la perfección: entiende que los trajes de Dickie, la voz de Dickie, el estilo de Dickie… lo convierten en Dickie. Es el tema del doble, pero aquí la suplantación va más allá de lo meramente externo –de hecho, no son tan parecidos físicamente: los límites de la identidad son tan difusos que basta con adoptar el aspecto de otro para acabar siendo ya ese otro.

4. ¿Piensas que la apariencia tiene importancia en la sociedad actual? ¿Qué objetos o actitudes tienen como fin el aparentar y demostrar estatus? ¿Es posible que en otras épocas no existiese ese afán de exhibirse?
Un refrán que contradice esa actitud es "aunque la mona se vista de seda, mona se queda", que asegura que por mucho que uno adopte atributos propios de otra persona es imposible que llegue a sustituirla. ¿Estás de acuerdo?
El texto dice "El individuo [...] ha perdido el sentido de lo esencial, sustituyéndolo por lo inmediato": ¿A qué crees que se refiere al hablar de "lo esencial?



La ambigüedad moral

   Otra de las características del hombre contemporáneo: las fronteras entre lo bueno y lo malo, entre lo moral y lo inmoral, tan nítidas en otras épocas, se difuminan, se confunden. Ripley actúa en su beneficio, según las reglas de su propia moral, es decir, de su ausencia de moral. Lo mueven la ambición, el deseo de tener cosas, de disfrutarlas, de vivir la vida de rico que envidia desde el primer momento en Dickie.

No duda en llegar al asesinato para lograrlo, y después siente temor ante la posibilidad de ser descubierto, pero no culpa por los actos cometidos, hasta tal punto que acaba por vivir cómodamente en su mentira y es capaz de enfrentarse sin ningún remordimiento a la novia y al padre de su amigo.


La moral o moralidad (del latín mos, moris, ‘costumbre’) se define como las 'reglas o normas por las que se rige el comportamiento de un ser humano en relación a la sociedad (normas sociales), a sí mismo, y a todo lo que lo rodea'. La cuestión es: ¿quién elabora estas normas? ¿Son universales? En muchos países existen diferentes normas respecto a:
  • la eutanasia
  • el aborto
  • la pena de muerte
  • las costumbres sexuales
  • los castigos físicos
  • la libertad de expresión
  • la convivencia
  • etc.
Imagina que vives en un lugar donde imperan algunas de estas normas con las que no estás de acuerdo. ¿Qué harías? A este respecto te resultará muy interesante este artículo.



La ambigüedad sexual

Desde que Ripley encuentra a Dickie se establece entre ellos una relación extraña, que en algunos momentos se convierte en dependencia mutua. Para Marge, Tom es un “invertido”, lo que él niega. Sin embargo, Dickie llega también a creerlo. Por otra parte, Ripley nunca encuentra atractiva a Marge, ni aparecen personajes femeninos en su entorno. Existen celos, y se forma un triángulo en el que se intuye algo más que el interés de Tom por escalar socialmente y participar de la vida ociosa de Dickie.



La crítica social



      Patricia Highsmith nunca se sintió a gusto en la sociedad americana de su época: su personalidad, sus inclinaciones políticas, su homosexualidad –o bisexualidad, en realidad-, sus relaciones familiares… la llevaron a cuestionar el american way of life o sueño americano, en todas sus manifestaciones: el matrimonio, la ambición, el materialismo, la falta de cultura de sus compatriotas, la superficialidad de las relaciones humanas… Tom Ripley se convierte en una especie de caricatura de ese sueño americano.

   Frente a Estados Unidos, Europa aparece como un mundo diferente, donde aún puede vivirse de una manera más humana y con mayor libertad. En la novela aparecen muchos personajes norteamericanos, cuyo carácter se contrapone con frecuencia al francés o al italiano. Sin embargo, tampoco Europa está exenta de crítica: ineficacia, decadencia material, informalidad…



Otros temas

Con menor peso, aparecen en la novela otros temas como la gran ciudad (Nueva York, Roma, París), las referencias literarias (a autores con Henry James, Shakespeare o Malraux), el arte (Dickie es amante de la pintura, Ripley visita monumentos y lugares históricos), el paisaje (Mongibello, Capri), etc.



Antes de continuar con el ESTILO de la obra, leeremos un fragmento de la novela, que a continuación analizaremos para comentar. ÉSTE es el fragmento.


4. ASPECTOS FORMALES Y ESTILÍSTICOS
TÉCNICAS NARRATIVAS
Punto de vista
    La historia está narrada por un narrador externo en tercera persona. Adopta una perspectiva omnisciente, y existe focalización en el personaje protagonista, puesto que la narración está limitada casi siempre por el punto de vista de Tom Ripley: lo que el narrador ve coincide con lo que ve el personaje, de la misma manera que ocurría en La metamorfosis. No obstante, este punto de vista único se completa con el uso de otras voces, en forma de cartas o artículos de prensa.
      El relato, por la presencia de este narrador omnisciente y su linealidad se aproxima a la estructura tradicional. A veces la autora hace uso de la técnica del contrapunto, cuando ofrece varias versiones de un mismo hecho a través del testimonio de diferentes personajes, cartas o artículos.
Estructura
     La estructura externa de la novela está compuesta por treinta capítulos. La acción se desarrolla en tres partes:
  • Planteamiento (capítulos 1-6): Tom es contratado en Nueva York por el señor Greenleaf para que acuda a Italia y haga volver a su hijo Dickie. Ripley acepta el encargo y marcha en barco a Europa.

  • Nudo (capítulos 7-28): se estructura en tres bloques:
  1. En los capítulos 7 a 12 se narra el encuentro entre Ripley y Dickie y la extraña y turbia relación que se establece entre ambos y Marge Sherwood. Concluye con el asesinato de Dickie a manos de Tom en San Remo.
  2. En los capítulos 13 a 20, Tom adopta la personalidad de Dickie. Se instala en Roma, evitando las visitas de amigos de Dickie y especialmente de Marge. Uno de esos amigos, Freddie Miles, sospecha de él y Ripley termina asesinándolo. Marcha a Palermo.
  3. En los capítulos 21 a 28, Tom recupera su personalidad, ante las sospechas de la policía de la culpabilidad de Dickie en el asesinato de Freddie Miles. Se instala en Venecia, donde recibe la visita de Marge, del señor Greenleaf y de un detective contratado por éste para encontrar a su hijo.
  • Desenlace (capítulos 29 y 30): libre ya de sospechas, escribe el testamento de Dickie en el que lega a Tom sus bienes. El señor Greenleaf acepta la voluntad de su hijo, y Tom marcha a Atenas, donde planea iniciar una nueva vida.

Desarrollo temporal

       El relato transcurre en poco menos de dos años, entre septiembre y junio de, probablemente, 1954 y 1956. Las fechas pueden extraerse de las cartas y de algunos datos surgidos en las investigaciones policiales. La acción principal se desarrolla de manera lineal, con algunas elipsis significativas. La autora emplea también flash-backs, a veces muy breves. 
 
Escenarios

    La historia transcurre en diversos escenarios: de Nueva York pasa a Europa: París, Pisa, Nápoles, Mongibello, Roma, San Remo, Palermo, Venecia y Grecia. Hay alusiones a otros lugares como Mallorca o Capri, que Ripley quiere visitar.
    Los cambios de escenario son constantes, y se alternan interiores –el apartamento de Nueva York, la villa de Mongibello, los hoteles, la casa en Venecia- con exteriores, especialmente urbanos, que son descritos con detalle.
Personajes
     Por la novela desfilan muchos personajes. Además del protagonista, los personajes principales son Dickie Greenleaf, Marge Sherwood, Herbert Greenleaf y Freddie Miles. Personajes secundarios son Emily Greenleaf (madre
de Dickie), el detective McCarron o el teniente Roverini (de la policía italiana). A ellos hay que añadir otros como los amigos neoyorquinos de Tom o los residentes en Mongibello.
ASPECTOS ESTILÍSTICOS
       En general, el estilo de Patricia Highsmith destaca por su sobriedad y concisión. Busca ante todo la creación de una sensación de opresión y angustia, a través del estudio psicológico de los personajes y de su capacidad para sugerir la presencia del horror y la tragedia en medio de la más anodina cotidianeidad.
       Su lenguaje es claro y directo, y no abunda en recursos. En cierto modo, es precedente –primero- y contemporánea –después- de una de las principales tendencias de la narrativa norteamericana de las últimas décadas: el realismo sucio, de autores como Raymond Carver o Richard Ford.
      Su prosa mantiene siempre un tono neutro y objetivo, como un testimonio impersonal de los hechos, las motivaciones y las actitudes de sus personajes. Destaca sin embargo el uso de las metáforas, especialmente en las descripciones.
     El procedimiento discursivo principal es la narración. La acompaña de frecuentes diálogos, habitualmente en estilo directo. Son también abundantes las descripciones y las reflexiones del protagonista.
     Precisamente para expresar estas reflexiones de Ripley, fundamentales en la novela por la focalización que sobre él se establece como pauta narrativa, Patricia Highsmith hace uso de uno de los recursos característicos de la novela moderna: el estilo indirecto libre, que consiste en la expresión de los
pensamientos del personaje de la manera exacta en que éstos fluyen, aunque manteniendo el narrador en tercera persona. A veces, la presencia de este narrador no se percibe, dando lugar a una expresión aún más directa de los pensamientos de Ripley: esta técnica se conoce como monólogo interior o corriente de conciencia.
5. ORIENTACIONES PARA EL COMENTARIO CRÍTICO
RELACIÓN CON OTROS MOVIMIENTOS ARTÍSTICOS Y
CULTURALES.
Relaciones con la literatura.
    En el tratamiento del tema de la culpa, el referente principal es Dostoievski, especialmente el personaje de Raskolnikov de Crimen y castigo. Igualmente la idea de un personaje dispuesto a cualquier acto, incluso el crimen, por obtener lo que desea tiene modelos en El retrato de Dorian Gray, de Óscar Wilde, o en el Fausto de Goethe. El sentimiento de opresión que sufren los personajes de Highsmith la acerca también a Kafka.
      Dentro de la narrativa norteamericana, ya se ha señalado las similitudes estilísticas con el realismo sucio (Raymond Carver, Richard Ford), y también con otros autores coetáneos como Philip Roth o Paul Auster.
      Especialmente relevante es su papel en el desarrollo de la novela negra. Este género surge de la tradicional novela policiaca o de intriga, iniciado por Poe y Conan Doyle, con sus personajes de Arsenio Lupin y Sherlock Holmes, respectivamente, y en otra línea por Wilkie Collins y sus novelas La piedra lunar y La dama de blanco. Obtuvo un gran éxito y un rápido desarrollo durante el siglo XX, con autores como Agatha Christie o los norteamericanos Chandler o Hammet. En la actualidad es un fenómeno de masas, especialmente a partir del boom que supuso la saga Millenium, de Stig Larson. Existen autores en todos los países, incluyendo España (Lorenzo Silva, Vázquez Montalbán), aunque destaca especialmente el auge de los novelistas escandinavos: Mankell, Indridasson, Lackberg
     Por último, se puede hablar también del desarrollo de la literatura femenina durante el siglo XX. Ya en el siglo XIX aparecen las primeras escritoras relevantes, especialmente en Inglaterra: las hermanas Brontë o Jane Austen.
      Durante el siglo XX la presencia de la mujer en la literatura es cada vez más frecuente: Gertrude Stein, Virginia Woolf, Marguerite Duras, Simone de Beauvoir… Incluso en la propia novela negra hay abundantes ejemplos, como Camilla Lackberg, Asa Larson o Donna Leon. Un buen tema de discusión sería si existe el punto de vista femenino en la literatura, si la mujer refleja en sus libros una visión del mundo y de la realidad específicamente femenina o. por el contrario, no existen diferencias debidas exclusivamente a la condición de mujer o de hombre, más allá de las meramente contextuales: nacionalidad, circunstancias personales, etc. En cualquier caso, lo que sí existe es una especie de orientación literaria hacia el público femenino, la llamada chic-lit, en la que curiosamente la mayoría de autores son mujeres.
Relación con otras manifestaciones artísticas y culturales

    Las influencias de Patricia Highsmith no se reducen únicamente a lo literario, sino que se extienden a otros campos como la filosofía (Nietzsche, Kierkeggard, Sartre) o la psicología (Fromm o el ya citado Menninger). En la novela aparecen frecuentes referencias a otras manifestaciones artísticas, como la pintura, la música o la arquitectura.
Muy importante es la relación de la novela con el cine y la televisión. La obra ha sido adaptada al cine en dos ocasiones, por René Clement en 1959, con el título de A pleno sol, y por Anthony Minghella en 1991. También fue adaptada para la televisión y la radio. Y otras novelas de la serie también han sido llevadas al cine: la mejor de esas adaptaciones fue El amigo americano, de Wim Wenders, en 1977, que se convertiría en una de las películas más significativas de los años 70.
Fuente aquí



Textos para analizar: 

I

Tom se ponía a bailar a solas, pero lo hacía como si fuese Dickie bailando con una chica, dando pasos largos, pero con cierta rigidez de movimientos. Una vez había visto bailara Dickie en la terraza del bar de Giorgio, con Marge, y también en el Giardino degli Orangi, en Nápoles. No era precisamente un buen bailarín. Tom disfrutaba de cada momento, a solas en la habitación o callejeando por Roma, alternando el turismo con la búsqueda de un apartamento. Le resultaba imposible sentirse solo o aburrido mientras fuese Dickie Greenleaf. Alira por su correspondencia a la American Express, los empleados se dirigieron a él llamándole signore Greenleaf. La primera carta de Marge decía: Dickie: Bueno, quedé bastante sorprendida. Me pregunto qué te pasaría en Roma, en Nápoles o donde fuese. Tom estuvo muy misterioso y lo único que me dijo fue que pasaría una temporada contigo. No me creeré lo de que se vuelve a América hasta que lo vea.A riesgo de meter la pata, chico, te diré que no me gusta ese tipo. Desde mi punto de vista, o el de cualquier otra persona, te está utilizando en provecho propio. Si es verdad que necesitas un cambio de ambiente, ¿por qué no te alejas de él? De acuerdo, puede que no sea un invertido, pero es un don nadie, lo cuales peor. No es lo bastante normal para hacer vida sexual de la clase que sea, ¿me entiendes? De todos modos, no es Tom quien me interesa, sino tú. Sí, soy capaz de soportar unas cuantas semanas sin verte,cariño,e incluso pasar sola las Navidades,aunque prefiero no pensaren eso. Prefiero no pensar en ti y, como tú dices, dejar que los sentimientos hablen o se queden callados. Pero resulta imposible no pensar en ti aquí, porque cada centímetro del pueblo, en lo que a mí respecta, está embrujado por tu presencia, y en esta casa, en todos los sitios donde pongo los pies, hay algún rastro de ti, el seto que plantamos juntos, la valla que empezamos a reparar sin llegar a  terminarla, los libros que me prestaste y que nunca te devolví. Y tu silla ante la mesa,eso es lo peor. Seguiré metiendo la pata: no pretendo decir que Tom vaya a causarte algún daño físico, pero sé que, de un modo sutil, ejerce una mala influencia sobre ti. Te comportas con cierto aire de sentirte avergonzado de estar con él cuando efectivamente estás con él¿no habías caído en ello? ¿Alguna vez procuraste analizarlo? Pensé que empezabas a darte cuenta durante las últimas semanas, pero ahora vuelves a estar con él y, francamente, chico, no sé cómo interpretarlo. Si es verdad que no te importa que se marche pronto, entonces, por el amor de Dios, ¡mándale a paseo! Nunca te ayudará a ti, o a quien sea, a que pongas algo en claro. De hecho, a él le interesa que sigas confundido y manejarte, al igual que a tu padre, como a él le convenga. Un millón de gracias por la colonia, cariño. Me la guardaré —o al menos procuraré que me quede un poco— para cuando vuelva a verte. Todavía no me he hecho traer el refrigerador a casa. Puedes pedírmelo, por supuesto,cuando quieras. Tal vez Tom te haya dicho que Skippy se escapó. Me pregunto si debo atrapar una lagartija y tenerla atada por el cuello. Tengo que ponerme a reparar la pared de la casa sin perder más tiempo, antes de que ceda y caiga sobre mí. ¡Ojalá estuvieras aquí, cariño... por supuesto! Un millón de besos y, por favor, ¡escríbeme! , Marge