Para ver mejor el blog, puedes ampliar y reducir el tamaño pulsando a la vez las teclas Ctrl y + o -. Presionando además F11, aparecerá en modo de pantalla completa.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Los temas del Decamerón

Relación de temas.

  Los temas son casi siempre profanos, a tono con la mentalidad burguesa que empezaba a fraguarse en Florencia: la inteligencia humana, la fortuna y el amor. Van desde «historias de mala suerte que inesperadamente cambian hacia felicidad» (el día dos, bajo el liderazgo de Filomena) hasta historias considerablemente más interesantes de «mujeres que juegan engaños con sus maridos» (día siete, bajo el mandato de Dioneo). Cada día también incluye una breve introducción y una conclusión. Estos interludios del cuento incluyen con frecuencia las transcripciones de canciones populares italianas en verso.

Las cien historias del Decameron reflejan una realidad múltiple. Su esquema empieza con la degradación de la sociedad para ir escapando a una sociedad más feliz. Visión de la muerte para acabar en una situación más optimista., que se aprecia en la disposición misma de las jornadas: la primera (reprobación de los vicios) abre y la última (exaltación las virtudes) cierra idealmente la obra.
1. Observa las imágenes y lee los resúmenes de las novelas. Recordando los que hemos dicho que son los temas principales, di: ¿Cuáles son los que aparecen?                       Ponte música aquí
 


  • Jornada I - Ciappelletto (Judas)- Vicios;
  • Jornada II Y III - Fortuna y mercantilización;
  • Jornada IV - Cuentos de amor con final trágico;
  • Jornada V - Cuentos de amor con final feliz;
  • Jornada VI, VII Y VIII - Ingenio;
  • Jornada IX - Microcosmos;
  • Jornada X - Griselda (María).

En las diapositivas 35 y 36 de esta presentación se puede leer con algo más de detalle el contenido de cada jornada:



La inteligencia humana.
La inteligencia aparece con frecuencia, generalmente en forma de ingenio, de astucia, como un signo de humanismo; el humanismo propugna la razón como la herramienta más característica del ser humano y cifra en ella sus esperanzas: no son las creencias ciegas y las supersticiones las que han de redimir al hombre de su mísera condición, sino la lógica y la inteligencia, la capacidad de discernir lo bueno de lo malo, de organizar el mundo, de racionalizar la vida.315

2. Ve la recreación de Pier Paolo Pasolini de la primera historia de la jornada I del Decameron y: 

a) Redacta un breve resumen.
b) Identifica el tema principal y relaciónalo con el texto que aparece en rojo un poco más arriba; a continuación, trata de hilarlo también con el momento histórico que hemos estudiado al principio del tema 1.

c) Responde a estas cuestiones:
  • ¿Qué diferencia hay entre los adjetivos "listo", "inteligente", "taimado" y "astuto"?
  • ¿Qué entendemos cuando se dice "buen hombre" o "un pobre hombre"?
  • ¿Qué quería decir Antonio Machado cuando escribía: "soy, en el buen sentido de la palabra, bueno"?
  • ¿Qué significan las frases "La ley está para saltársela" y "El que hace la ley hace la trampa"?
Ahora lee este artículo de José Antonio Marina y pon tres ejemplos concretos de las actitudes a las que se refiere: 


"En la patria de la picaresca no está mal visto -al revés- engañar al oponente, si se hace con gran cinismo, ya que forma parte de nuestra idiosincrasia"
-JULIO LLAMAZARES/ Escritor
Llamazares tiene razón. Jaleamos al pícaro y, como es natural, nos salen pícaros hasta debajo de las piedras. Valoramos al «listo», que es una especie de la que habría que abrir la veda. Listo es el gorrón, el trapacero, el tramposo, el aprovechado. Habrán oído sin duda decir «No te pases de listo».
En cambio, nunca: «No te pases de inteligente». La verdadera inteligenc
ia es justa y generosa. Suelo decir que la gran creación de la inteligencia es la bondad, lo que va en contra de la «idiosincrasia» española que piensa que un «buen» hombre es una variante de la estulticia.
Al cabo de los años he llegado a una triste conclusión: A los seres humanos les gusta ser timados. La capacidad que tenemos de dejarnos embaucar es colosal. La tolerancia que tenemos hacia los cínicos, como dice Llamazares, es un ejemplo evidente. Recuerdo aún el éxito de Tierno Galván -cínico esporádico- cuando dijo: «Los programas electorales se hacen para no ser cumplidos». Durante las últimas semanas hemos asistidos a una orgía de promesas. Tantas, tan espectaculares, tan inverosímiles que no las hemos registrado en la memoria. Un programa electoral es un contrato. Y para impedir que nos tomen el pelo, hay que mantenerlo en la memoria.
Lo único que acaba con las elecciones es el periodo electoral, esa especie de ligue del político, esa esgrima de la seducción. Tras las elecciones comienza lo serio. El ámbito de la fidelidad o de la infidelidad.
JOSÉ ANTONIO MARINA / Filósofo (fuente: aquí)                 


Por último, redacta un breve texto en los comentarios a esta entrada del blog expresando tu opinión al respecto.


3. Vamos a leer ya una de las novelas de la jornada VII completas: ésta es la novela cuarta.

Amor y erotismo.

Boccaccio defiende en el Decamerón dos ideas esenciales:
· el amor como medida del hombre y lo erótico como algo natural
· la vida activa en sociedad, en la ciudad, único lugar donde se puede alcanzar el ideal de vida burgués.

    En el Proemio el autor incluye un manifiesto poético que indica su actitud e ideología. Boccaccio desarrolla el tema del amor bajo una perspectiva exclusivamente humana: recuerda con agrado su antigua pasión amorosa y la asume sin sentimiento de culpa (frente a Dante, para el que el amor significa pecado, y Petrarca, que sufre el arrepentimiento del amor). Es cierto que Boccaccio está aún muy alejado del amor platónico y espiritual que será  característico del Renacimiento: en la mayoría de los casos se trata de un amor carnal, de una recreación en los placeres sensuales que se repite en la mayoría de las historias. En este sentido la obra tiene un gusto aún muy medieval. Sin embargo, este interés por lo carnal se interpreta como un rasgo del antropocentrismo renacentista: no interesa la vida humana en tanto en cuanto periodo transitorio previo a la vida del más allá, sino, antes bien, en sí misma: en el punto de mira del autor están el cuerpo humano, sus apetitos, sus vicios y virtudes; sus limitaciones y, ante todo, un optimismo vitalista que procura extraer todos los dulzores que el mundo es capaz de ofrecer.

El marido celoso es el personaje que recibe las burlas más feroces y el desprecio total de Boccaccio. En la cuarta novela se puede observar la visión de conjunto sobre las relaciones familiares que da forma a la Séptima Jornada: se da una opinión negativa de los celos de los maridos que al principio son infundados pero que acaban estando justificados cuando, habiendo los hombres encerrado y ofendido a sus esposas, estas deciden tomar un amante, ya sea por ofensa (4) o por amor (5 y 8). Fiammetta, la narradora de la novela quinta, afirma antes del inicio de su relato que cualquier cosa que las mujeres hagan a sus maridos celosos está justificada, pues ellos las condenan a morir manteniéndolas aisladas. En el cuento octavo, tras describir brutalmente la situación de aislamiento en la que está Mona Sismonda, se procede a valorar la astucia de la estrategia del cordoncillo. Con esto se comprueba la tesis planteada en la Séptima Jornada, de que cuanta mayor dificultad exista de realizar un engaño, mayor será la elaboración de la estrategia y más rebuscada resultará.



3. La mujer

A lo largo de la séptima jornada, el Decameron narra las “las burlas que por amor o para su propia salvación las mujeres han hecho a sus maridos”. “Burla” y “mujeres” parecen haber sido una asociación co
Amor y erotismo.
mún a lo largo de la Edad Media y en los cuentos orientales en donde se despliegan listas importantes de astucias femeninas. Porque hay algo que el Decameron pone en juego y es la transformación de la donna gentile ideal de Dante y Petrarca en la donna de carne y hueso equiparada al hombre. Hombres y mujeres son iguales en lo que a valores se refiere y en su derecho a acceder a los placeres del amor y la vida.

      Boccaccio se dirige a las mujeres enamoradas, a las que trata con gran realismo; esta cercanía le facilita conectar con la psicología femenina y denunciar su discriminación sexual, social y familiar. La elección de la mujer como receptora del libro concuerda plenamente con que era la principal demandante de literatura para el ocio y con la novedad en el tratamiento del cuento por parte del autor, lejos de la tradicional función didáctica.

Este tratamiento que el autor da a la mujer es un rasgo que lo diferencia de sus antecesores. Ahora la mujer se equipara al hombre al tener acceso a los placeres de la vida, el amor, la libertad y la aventura. Así, da voz a siete mujeres para que expresen sus sentimientos a través de sus historias, una historia en el que el papel de la mujeres es agudo, hábil, descarado e ingenioso.


4. Indica si, a tu juicio, ha cambiado mucho hoy en día la percepción de las facultades femeninas. Compara, además, las actitudes presentes en el Decamerón con el papel de Filumena Marturano en esta película mítica:







5. Lee aquí la novela quinta. Cuando termines, reflexiona: ¿Qué crees que piensa Boccaccio de los celos y de los celosos? ¿Por qué? En realidad, la novela quinta empieza un poco antes de los que hemos leído: esto es lo que falta. ¿Concuerda con lo que habías pensado?
¿Qué puedes decir tú acerca de los celos?



La Iglesia.


Hacia finales de la Edad Media se va gestando en Europa un movimiento de crítica y oposición a los excesos cometidos por el clero. Este movimiento hallará más tarde su máximo esplendor en el erasmismo y en la Reforma protestante. El monopolio cultural y espiritual ejercido durante siglos por la Iglesia Cristiana, unido a la desproporcionada acumulación de riquezas y poder que llevó a cabo esta institución, consiguió despertar las críticas acerbas de los pensadores y hombres cultos como Boccaccio. Por ello, en el texto que estudiamos es muy frecuente encontrar monjes lascivos, eclesiásticos ambiciosos y monjas poco escrupulosas con los preceptos cristianos. En general, la obra resulta ser un reflejo bastante fiel de la realidad del momento, de tal manera que el estamento eclesiástico sale bien poco favorecido.



Si en algún momento tenéis tiempo de ver esta película, os la recomiendo encarecidamente: ayudará a comprender algunas cosas: 






Si no, al menos le echaremos un vistazo a los minutos 10-13


En este enlace también accederemos a un caso escalofriante sobre el que también se puede discutir

6. A colación de este tema, podemos leer dos textos que proporcionan visiones diferentes. Lee ambos para aportar a continuación tu opinión al respecto:

Texto I


Recuerdo haber leído a un historiador que manifestaba en uno de sus libros la perplejidad que sentía al ocuparse de la Iglesia, un objeto histórico singular, difícil de encuadrar en los cánones teóricos de los que se sirven los analistas para explicar las transformaciones sociales.

Seguramente no le faltaba razón. La Iglesia es una realidad compleja [...] Con razón y sin ella, han sido muchos quienes denunciaron la no siempre perfecta coherencia - o, en ocasiones, la incoherencia manifiesta - entre el fondo y la forma: entre aquello que profesa ser y lo que de sí misma se refleja en la vida de sus miembros.

Son muchos los motivos que impulsan a criticar a la Iglesia [...] Hay quienes contestan lo que la Iglesia representa; [...]

Otros apuntan a quienes [...] están como en un candelero: Papa y obispos, curas y monjas, frailes y fieles laicos son observados [...] con mirada pocas veces indulgente. No faltará quien esté a la zaga para descubrir algún escándalo que implique, en la realidad o en la imaginación, a alguna persona o entidad eclesiástica.

Las críticas llegan de fuera y de dentro. De gentes honradas y de personas que evidencian, por su acritud, lo difícil que resulta para el ser humano retornar al Paraíso. [...] Todavía hay - sobre todo en nuestro país - quien pinta a la Iglesia como el exponente más acabado de la perversidad humana: su historia es una crónica negra; su moral, hipocresía; su doctrina, superstición. Para otros, la Iglesia no es algo terrible, sino simplemente un residuo del pasado que, si acaso, debería reconvertirse en una "ONG".

No escasean los profetas de salón que alaban la "verdadera" Iglesia, la de los suburbios que ellos no pisan, frente a la pretendida "falsa" Iglesia del culto y del ceremonial vaticano. [...]


La Iglesia será vista, en cada caso, dependiendo de los principios de los que parta el observador. Y éste, como nos enseña incluso la Física, nunca es neutral y difícilmente logra ser objetivo.

La crítica - que no es lo mismo que la calumnia - es imprescindible para el normal funcionamiento de la sociedad y es también [...] para la vida de la Iglesia. Con frecuencia, incluso las críticas más amargas [...] reconocen al menos implícitamente la innegable grandeza del ideal al que los cristianos están llamados a conformarse.



[...] Los críticos más creíbles son los santos. Ellos saben que toda auténtica reforma - "Ecclesia semper reformanda" - comienza por uno mismo.


Texto extraído de Catholic.net









Texto II



Éste es el enlace por el que podrás acceder a una visión diferente:


Compre la Mezquita de Córdoba por 30 euros



La Mezquita de Córdoba fue construida entre los años 780 y 785 por Abderramán I. Doce siglos después, el 2 de marzo de 2006, la Iglesia Católica inscribió el inmueble a su nombre en el registro de la propiedad número cuatro de Córdoba (tomo 2381, libro 155, folio 198). El trámite costó apenas 30 euros. Tal robo fue posible por dos milagros. El primero, que José María Aznar cambió la ley hipotecaria en 1998 para permitir a la Iglesia apropiarse de edificios de dominio público, aunque sean patrimonio de todos los españoles: basta con que el señor obispo dé fe y certifique que pertenecen a la Iglesia, sin necesidad de notario. El segundo milagro, que disponer de un edificio de 23.400 metros en pleno centro de Córdoba le sale gratis a la Iglesia: no paga el IBI y tampoco se ocupa de los gastos de conservación.
La entrada en la Mezquita de Córdoba cuesta 8 euros por persona; al año recibe más de un millón de visitantes. No te entregan factura y es dudoso que el dinero recaudado pague impuestos: se considera un donativo y, como tal, está exento de tributación. El obispado de Córdoba dispone de la Mezquita como su absoluta propiedad. También decide quién puede trabajar en ella como guía y quién no. No es raro que haya días en los que se cierre el acceso a los turistas porque hay, por ejemplo, una convención de sacerdotes en su interior. Sin embargo, los gastos de restauración y conservación no los paga la Iglesia: los cubre el Estado.
Desde 1998, la Iglesia ha inscrito a su nombre cientos de edificios, muchos de ellos financiados por los vecinos de cada pueblo o ciudad. Zapatero no cambió la ley en ocho años, Rubalcaba prometió reformarla en su programa electoral. Es improbable que tal abuso lo vaya a eliminar el PP pero, con algo de suerte, tal vez la Unión Europea obligue al Gobierno a cobrar el IBI a la Iglesia, igual que ha hecho con Italia. No es poco dinero. Que la Iglesia esté exenta de pagar algunos impuestos, un privilegio medieval, nos cuesta 3.000 millones de euros al año, según Europa Laica. Es una décima parte del déficit que le falta por recortar a Rajoy.



        La Iglesia católica ha registrado más de mil propiedades en los últimos doce años gracias a una norma franquista (la Ley Hipotecaria, de 1946) que el Gobierno de José María Aznar amplió en 1998. Inicialmente, su artículo 206 permitió a la Iglesia el registro de algunos bienes que carecían de propietario, a excepción de los "templos destinados al culto católico". En su primera legislatura, el PP retiró la excepción con el Real Decreto 1.867, sin llevarlo a debate en el Congreso de los Diputados. Gracias a esta ley, la Iglesia ha llegado a registrar catedrales por menos de 30 euros

         En diez años se han registrado por esta vía 1.086 bienes en Navarra. El clero registró desde la catedral de Pamplona, en 2006, hasta templos de pequeños municipios como Pardesivil (León), en 2009. La basílica pamplonesa siempre fue sostenida con fondos públicos (la última inversión fue de 15 millones de euros). En la pedanía leonesa, con ocho habitantes en invierno, sus vecinos invirtieron 6.000 euros para reparar la ermita, abandonada hacía 35 años. Cada registro supuso entre 20 y 30 euros.
     La Ley Hipotecaria permite realizar estas inmatriculaciones sin el conocimiento público. Su artículo 206 da un privilegio especial al clero para realizar los registros: basta con que el obispo dé fe de que el bien pertenece a la Iglesia, y no se requiere el visto bueno de ningún poder público ni notario.
¿Quién equiparó su poder al de la Administración pública?: Para registrar terrenos y propiedades, Francisco Franco. En el caso de los templos, José María Aznar. La Ley Hipotecaria de 1946 permitió a la Iglesia católica (no a todas las confesiones religiosas) registrar propiedades que carecían de dueño.
 
Fuente aquí




Y, a propósito de la Religión, he encontrado un interesante documento que nos puede hacer recordar las novedades contenidas en la LOMCE, nueva ley de educación.


Otros temas.


La Fortuna, tema recurrente tanto en las letras medievales como en las obras clásicas, está a menudo presente en los cuentos, como en la citada segunda jornada. Por otra parte, la inteligencia aparece con frecuencia, generalmente en forma de pícara astucia, como un signo de humanismo; el humanismo propugna la razón como la herramienta más característica del ser humano y cifra en ella sus esperanzas: no son las creencias ciegas y las supersticiones las que han de redimir al hombre de su mísera condición, sino la lógica y la inteligencia, la capacidad de discernir lo bueno de lo malo, de organizar el mundo, de racionalizar la vida.

martes, 15 de noviembre de 2016

Ver la realidad: El Realismo. Subordinadas adjetivas

Tras estudiar el Romanticismo y las subordinadas sustantivas, comenzamos una nueva unidad didáctica, cuyos contenidos presento a continuación:






1. Literatura: el Realismo 
  • Págs. 62-66 y  84-86 del libro de texto.
2. Gramática: Las subordinadas sustantivas, adjetivas y comparativas.
  •  A las págs 96-99 y 116-119, ya estudiadas en la unidad anterior, sumamos ahora las adjetivas (págs. 76-79) y las comparativas (pág. 159)
3. Hablar, leer y escribir: El artículo de opinión y la columna
  • Pág. 74 del libro de texto.


1. Lee aquí El pescadorcito Urashima y contesta a las preguntas: 
  1. ¿Cuántos personajes participan en la historia?
  2. ¿Cuánto tiempo transcurre para los personajes?
  3. ¿En qué lugares se desarrolla la historia?
  4. Señala la proporción entre narración y descripciones.



    El pescadorcito Urashima



    Vivía muchísimo tiempo hace, en la costa del mar del Japón, un pescadorcito llamado Urashima, amable muchacho, y muy listo con la caña y el anzuelo.
    Cierto día salió a pescar en su barca; pero en vez de coger un pez, ¿qué piensas que cogió? Pues bien, cogió una grande tortuga con una concha muy recia y una cara vieja, arrugada y fea, y un rabillo muy raro. Bueno será que sepas una cosa, que sin duda no sabes, y es que las tortugas viven mil años; al menos las japonesas los viven.
    Urashima, que no lo ignoraba, dijo para sí:
    -Un pez me sabrá tan bien para la comida y quizá mejor que la tortuga. ¿Para qué he de matar a este pobrecito animal y privarle de que viva aún novecientos noventa y nueve años? No, no quiero ser tan cruel. Seguro estoy de que mi madre aprobará lo que hago.
    Y en efecto, echó la tortuga de nuevo en la mar.
    Poco después aconteció que Urashima se quedó dormido en su barca. Era tiempo muy caluroso de verano, cuando casi nadie se resiste al mediodía a echar una siesta.
    Apenas se durmió, salió del seno de las olas una hermosa dama que entró en la barca y dijo:
    -Yo soy la hija del dios del mar y vivo con mi padre en el Palacio del Dragón, allende los mares. No fue tortuga la que pescaste poco ha y tan generosamente pusiste de nuevo en el agua en vez de matarla. Era yo misma, enviada por mi padre, el dios del mar, para ver si tú eras bueno o malo. Ahora, como ya sabemos que eres bueno, un excelente muchacho, que repugna toda crueldad, he venido para llevarte conmigo. Si quieres, nos casaremos y viviremos felizmente juntos, más de mil años, en el Palacio del Dragón, allende los mares azules.
    Tomó entonces Urashima un remo y la princesa marina otro; y remaron, remaron, hasta arribar por último al Palacio del Dragón, donde el dios de la mar vivía o imperaba, como rey, sobre todos los dragones, tortugas y peces. ¡Oh, qué sitio tan ameno era aquel! Los muros del Palacio eran de coral; los árboles tenían esmeraldas por hojas, y rubíes por fruta las escamas de los peces eran plata, y las colas de los dragones, oro.
    Piensa en todo lo más bonito, primoroso y luciente que viste en tu vida, pónlo junto, y tal vez concebirás entonces lo que el palacio parecía. Y todo ello pertenecía a Urashima. Y ¿cómo no, si era el yerno del dios de la mar y el marido de la adorable princesa?
    Allí vivieron dichosos más de tres años, paseando todos los días por entre aquellos árboles con hojas de esmeraldas y frutas de rubíes.
    Pero una mañana dijo Urashima a su mujer:
    -Muy contento y satisfecho estoy aquí. Necesito, no obstante, volver a mi casa y ver a mi padre, a mi madre, a mis hermanos y a mis hermanas, Déjame ir por poco tiempo y pronto volveré.
    -No gusto de que te vayas -contestó ella-. Mucho temo que te suceda algo terrible; pero vete, pues así lo deseas y no se puede evitar. Toma, con todo, esta caja, y cuida mucho de no abrirla. Si la abres, no lograrás nunca volver a verme.
    Prometió Urashima tener mucho cuidado con la caja y no abrirla por nada del mundo. Luego entró en su barca, navegó mucho, y al fin desembarcó en la costa de su país natal.
    Pero ¿qué había ocurrido durante su ausencia? ¿Dónde estaba la choza de su padre? ¿Qué había sido de la aldea en que solía vivir? Las montañas, por cierto, estaban allí como antes; pero los árboles habían sido cortados. El arroyuelo, que corría junto a la choza de su padre, seguía corriendo; pero ya no iban allí mujeres a lavar la ropa como antes. Portentoso era que todo hubiese cambiado de tal suerte en sólo tres años.
    Acertó entonces a pasar un hombre por allí cerca y Urashima le preguntó:
    -¿Puedes decirme, te ruego, dónde está la choza de Urashima, que se hallaba aquí antes?
    El hombre contestó:
    -¿Urashima? ¿Cómo preguntas por él, si hace cuatrocientos años que desapareció pescando? Su padre, su madre, sus hermanos, los nietos de sus hermanos, ha siglos que murieron. Esa es una historia muy antigua. Loco debes de estar cuando buscas aún la tal choza. Hace centenares de años que era escombros.
    De súbito acudió a la mente de Urashima la idea de que el Palacio del Dragón, allende los mares, con sus muros de coral y su fruta de rubíes, y sus dragones con colas de oro, había de ser parte del país de las hadas, donde un día es más largo que un año en este mundo, y que sus tres años en compañía de la princesa, habían sido cuatrocientos. De nada le valía, pues, permanecer ya en su tierra, donde todos sus parientes y amigos habían muerto, y donde hasta su propia aldea había desaparecido.
    Con gran precipitación y atolondramiento pensó entonces Urashima en volverse con su mujer, allende los mares. Pero ¿cuál era el rumbo que debía seguir? ¿Quién se lo marcaría?
    -Tal vez -caviló él-, si abro la caja que ella me dio, descubra el secreto y el camino que busco.
    Así desobedeció las órdenes que le había dado la princesa, o bien no las recordó en aquel momento, por lo trastornado que estaba.
    Como quiera que fuese, Urashima abrió la caja. Y ¿qué piensas que salió de allí?
    Salió una nube blanca que se fue flotando sobre la mar. Gritaba él en balde a la nube que se parase. Entonces recordó con tristeza lo que su mujer le había dicho de que después de haber abierto la caja, no habría ya medio de que volviese él al palacio del dios de la mar.
    Pronto ya no pudo Urashima ni gritar, ni correr hacia la playa en pos de la nube.
    De repente, sus cabellos se pusieron blancos como la nieve, su rostro se cubrió de arrugas, y sus espaldas se encorvaron como las de un hombre decrépito. Después le faltó el aliento. Y al fin cayó muerto en la playa.
    ¡Pobre Urashima! Murió por atolondrado y desobediente. Si hubiera hecho lo que le mandó la princesa, hubiese vivido aún más de mil años.
    Dime: ¿no te agradaría ir a ver el Palacio del Dragón, allende los mares, donde el dios vive y reina como soberano sobre dragones, tortugas y peces, donde los árboles tienen esmeraldas por hojas y rubíes por fruta, y donde las escamas son plata y las colas oro?

    Juan Valera, en su versión de la leyenda japonesa de Urashima Tarō (浦島太Era tiempo muy caluroso de verano, cuando casi nadie se resiste al mediodía a echar una siesta.)


Lee aquí otros cuentos



La descripción
Describir es explicar, de forma detallada y ordenada, cómo son las personas, los lugares o los objetos. La descripción sirve sobre todo para ambientar la acción y crear una atmósfera donde se desarrollan los hechos narrados. Muchas veces, las descripciones contribuyen a detener la acción y preparar el escenario de los hechos que siguen.

  • Era tiempo muy caluroso de verano, cuando casi nadie se resiste al mediodía a echar una siesta.
  • Los muros del Palacio eran de coral; los árboles tenían esmeraldas por hojas y rubíes por fruta; las escamas de los peces eran plata, y las colas de los dragones, oro.
  • Las montañas, por cierto, estaban allí como antes; pero los árboles habían sido cortados. El arroyuelo, que corría junto a la choza de su padre, seguía corriendo; pero ya no iban allí mujeres a lavar la ropa como antes.
  • El Palacio del Dragón, allende los mares, donde el dios vive y reina como soberano sobre dragones, tortugas y peces, donde los árboles tienen esmeraldas por hojas y rubíes por fruta, y donde las escamas son plata y las colas oro 


 2. Analiza sintácticamente las siguientes oraciones, pertenecientes al texto: 
  • Los dragones tenían las colas doradas
  • A Urashima se le puso el pelo blanco
  • Los frutos eran como enormes rubíes 
  • Los muros del Palacio eran de coral 

En ocasiones, un adjetivo puede ser sustituido por una proposición subordinada:
  • Los frutos eran como rubíes enormes/ que apenas cabían en la mano
  • La nieve brillaba con un blanco deslumbrador/ que deslumbraba
Lo más sencillo es construir este tipo de subordinadas con el nexo QUE:
  • Deslumbrador=que deslumbra
  • brillante=que brilla
  • Viejo=que tiene muchos años
  • Opaco=que no permite ver al trasluz
  • Etc.
3. Escribe tú ahora algunos adjetivos con su definición, como en los casos anteriores. 
4. Sustituye el adjetivo de los siguientes sintagmas por una definición (proposición subordinada)

  • Un cielo despejado
  • Un ruido atronador
  • Un ambiente húmedo
  • Un situación angustiosa
  • Un valle tranquilo
5. Realiza el mismo ejercicio ahora con tres adjetivos que tú pienses.

La subordinada adjetiva a veces puede ser equivalente a un adjetivo, pero en ocasiones una sola palabra no basta para expresar lo mismo. Compruébalo en las siguientes oraciones del texto: 

  • El arroyuelo, que fluía junto a la choza de su padre, seguía corriendo 
  • Era tiempo muy caluroso de verano, cuando casi nadie se resiste al mediodía a echar una siesta

6. Averigua de qué lugares se trata
  • Es la ciudad donde nació Picasso
  • Posee un monumento que mide exactamente  97,5 metros de altura (o 101 incluida la veleta, una escultura en la parte superior)
  • Es la ciudad española en la cual se encuentra el Parlamento
  • Es una capital cuyos autobuses de dos plantas se pintan de rojo
  • Es algo incómoda para sus habitantes, quienes se desplazan siempre en barco o andando.
  • Conocida por la gracia de sus habitantes, a quienes  les encantan los carnavales
  • Su símbolo es un monumento regalado por los franceses como símbolo de la libertad. 
 Identifica la estructura de las subordinadas y compón oraciones similares.
 7. Escoge dos de las siguientes imágenes y descríbelas:










































8. A continuación inventaremos historias sobre esos escenarios, usando varios artificios que veremos en clase. En esas historias vamos a tener en cuenta: 
  • Los personajes
  • Los ambientes, los lugares.
  • El conflicto
  • El desenlace



9. Lee esta historia y razona si en tu opinión lo más relevante de la narración es: 

a) El personaje
b) La ambientación
c) La moraleja
d) El desenlace
e) Las acciones



A.  Los personajes. Son las personas, animales o cosas que intervienen en el relato: sobre todo, un protagonista, que persigue un objetivo, y su antagonista, que se opone a la acción de aquél. El choque entre ambos se define como conflicto.


B. La ambientación incluye el lugar en el que se desarrollan los hechos y el tiempo.



C. En la estructura del texto narrativo intervienen: 



  • La introducción o planteamiento
  • El nudo o conflicto. Los personajes se ven envueltos en el conflicto y actúan en función del objetivo que persiguen.
  • Un desenlace:  el choque entre protagonista y antagonista produce una tensión que debe resolverse de alguna manera.





10. Consulta las págs 62-63 del libro de texto y responde a las siguientes preguntas:
  1. ¿Cuando surgió el movimiento realista?
  2. ¿De qué clase social nace este movimiento?
  3. ¿Con qué importante hecho histórico se relaciona?
  4. Si al Romanticismo le interesaba la exposición de las emociones y sentimientos, ¿qué tema interesa al Realismo?
  5. ¿Cuál fue el género literario preferido por los realistas?
 
11. Lee aquí El cocinero del arzobispo


12. Lee El indulto, de Emilia Pardo Bazán y ve este programa. Minutos:
  • 35'15 a 36'15
  • 24-25'30
  • 37'35- 38'50
  • 43'45-44-30
La declaraciones del minuto 26 también tienen mucho que ver con la historia de Pardo Bazán