Para ver mejor el blog, puedes ampliar y reducir el tamaño pulsando a la vez las teclas Ctrl y + o -. Presionando además F11, aparecerá en modo de pantalla completa.

viernes, 24 de abril de 2015

Sobre la forma

1. Estudia estos aspectos de la obra que estamos leyendo:
  • Tiempo
  • Espacio
  • Narrador
  • Presencia de elementos del arte de vanguardia.
  • Objetividad y detallismo
  • Partes
  • Tipologías textuales perdominantes

2. Lee esta descripción del estilo de La Metamorfosis y ve respondiendo a las preguntas:

Es importante señalar la importancia que lo onírico tiene para el autor: el sueño desempeña un papel fundamental en su obra. Sus personajes se encuentran muchas veces – como Gregor, en este caso, pero también Josef K., en El proceso, y el agrimensor K., en El castillo,- en una situación que, por lo absurda, parece soñada aunque es real. En una ocasión, su amigo Janouch se refirió a La metamorfosis como “un sueño terrible”, a lo que Kafka respondió enigmáticamente : “El sueño revela una realidad que es mucho más fuerte que la imaginación. Esto es lo terrible de la vida, lo trágico del arte”.

1. ¿Qué obra del año 1900, que trataba del subconsciente, cambió la forma de pensar del hombre moderno?
2. Apunta los otros títulos de Kafka en los que aparece lo onírico.

La aterradora pesadilla de Gregor Samsa es narrada por Kafka con total objetividad y detallismo, rasgos que también encontramos en el resto de sus obras. Esa minuciosidad descriptiva, según Walter Benjamín, “consiste en indagación: una forma de ir dislocando la existencia a base de registrar pequeños signos, indicaciones y síntomas de desplazamientos” que generan angustia y desorientación. Es decir, el narrador va dándonos indicios que, al final de la obra, configuran el todo, de manera que terminan provocando en nosotros angustia. En este sentido se ha calificado al checo como narrador expresionista.

3. ¿En qué se diferencia el estilo de Kafka de una descripción minuciosa de la realidad?
4. ¿Cuál es el sentimiento que predomina en el lector de una obra de este autor?

En relación con su objetividad narrativa hay que señalar que una de las constantes de su técnica es escribir desde la perspectiva del personaje protagonista. De este modo, se confunde enteramente con su criatura: el novelista desaparece; queda solo el personaje ante un mundo absurdo con el que tiene perdida la batalla de antemano. Ni siquiera se molesta en describirnos a su creación ni el entorno en que se desenvuelve (Gregorio es descrito después de operarse su transformación, cuando es imprescindible para el relato, pero no antes). Todo ello no hace sino agudizar en nosotros la angustia y la indefensión que desea transmitirnos.

5. ¿Recuerdas en qué consiste la técnica de comenzar una narración "in media res"? ¿Es el caso de la novela que estudiamos?


Del mismo modo, su estilo es ajeno a toda retórica o embellecimiento superfluo. Narra de una forma directa, sin rodeos, centrándose en el mensaje que intenta comunicar, para el que, dada su fuerza humana, no necesita adornos.

6. Al final, la escritura kafkiana ¿es detallada y minuciosa o es concisa y va al grano?


Refiriéndonos ahora a la estructura externa, podemos observar que el texto se encuentra dividido en cuatro partes carentes de nombre.

Por otra parte, el tiempo en el que se desarrolla el relato es lineal, sin alteraciones ni digresiones.


En el texto predomina el estilo verbal sobre el nominal, debido al dinamismo con el que transcurre la obra y a la escasa importancia que se le concede a la descripción minuciosa del entorno: cotidiano, vulgar, de sobra conocido por cualquier lector. La atención se dirige en exclusiva hacia las acciones y los personajes.

Las siguientes obras de Kafka, El proceso y El castillo, profundizan aún más en el conflicto existencial que nos muestra alegóricamente La metamorfosis. Y es que toda su obra, como decíamos, gira en torno a él, haciendo del novelista un clarividente precursor del existencialismo posterior; un precedente en la denuncia de la deshumanización contemporánea.

3. Analiza el estilo de estos dos pasajes, pertenecientes a un fragmento que leímos hace poco (al tratar el tema del dinero en la entrada anterior).


I

Ya en el transcurso del primer día el padre explicó tanto a la madre como a la hermana toda la situación económica y las perspectivas. De vez en cuando se levantaba de la mesa y recogía de la pequeña caja marca Wertheim, que había salvado de la quiebra de su negocio ocurrida hacía cinco años, algún documento o libro de anotaciones. Se oía cómo abría el complicado cerrojo y lo volvía a cerrar después de sacar lo que buscaba. Estas explicaciones del padre eran, en parte, la primera cosa grata que Gregorio oía desde su encierro.

II
Este tipo de pensamientos, completamente inútiles en su estado actual, eran los que le pasaban por la cabeza mientras permanecía allí pegado a la puerta y escuchaba. A veces ya no podía escuchar más de puro cansando y, en un descuido, se golpeaba la cabeza contra la puerta, pero inmediatamente volvía a levantarla, porque incluso el pequeño ruido que había producido con ello había sido escuchado al lado y había hecho enmudecer a todos.
-¿Qué es lo que hará? -decía el padre pasados unos momentos y dirigiéndose a todas luces hacia la puerta; después se reanudaba poco a poco la conversación que había sido interrumpida.
4. Por último, podemos practicar para el examen realizando el comentario completo de estos fragmentos.

jueves, 23 de abril de 2015

Brotes psicóticos



Un brote psicótico se define como una ruptura de la realidad de forma temporal. Puede ser provocada por diversas causas, pero las más frecuentes son: Una fuente de estrés potente y constante en el tiempo o debido a un consumo de alguna droga, principalmente todas aquéllas que poseen un principio activo de tipo alucinógeno. Puede tener muchas causas orgánicas o psíquicas, como intoxicaciones o enfermedades mentales.Antes de que la persona padezca un brote psicótico, se puede observar un patrón de comportamiento generalmente caracterizado por: Un comportamiento desorganizado, inusual o sin sentido aparente; unas ideas extrañas (es difícil que las comparta, pero en ocasiones lo hacen); una elevada suspicacia: La persona tiende a preguntar por qué se hacen las cosas o directamente interpreta que se hace para fastidiarlo, por lo que contesta de forma brusca o incluso arisca; descuido de la apariencia, forma de vestir, hábitos de higiene, etc.; aislamiento social; absentismo laboral / escolar. Unos días después de presentar estos comportamientos, la persona acaba padeciendo una alucinación o un delirio, con la consecuente descompensación. Es muy frecuente que la persona haya de ser hospitalizada de urgencias para poderla ayudar.

En estos casos, suele ser conveniente un ingreso hospitalario en una Unidad de Psiquiatría, donde se debe tratar con fármacos antipsicóticos, también llamados neurolépticos. Existe una gran variedad de fármacos de este tipo con distinto perfil para responder a la sintomatología particular de cada brote, por lo que el tratamiento es personalizado para cada paciente según sus características personales y los síntomas específicos presentados, buscando el más efectivo para cada persona. Los brotes psicóticos también pueden llegar a producirse en pacientes con ciertos trastornos de la personalidad, como el Trastorno Límite de la Personalidad (TLP).