Para ver mejor el blog, puedes ampliar y reducir el tamaño pulsando a la vez las teclas Ctrl y + o -. Presionando además F11, aparecerá en modo de pantalla completa.

martes, 19 de abril de 2016

Patricia Highsmith y su contexto


1. Situación política y social

En 1945, al final de la Segunda Guerra Mundial , Alemania y Japón habían sufrido enormes pérdidas humanas y materiales y la URSS contaba con el mayor número de bajas civiles. El conflicto, que, al igual que en 1914, se había extendido a todo el mundo, había sido mucho más sangriento esta vez y había modificado el mundo de una manera más radical. Sin embargo, América y los estados latinoamericanos se habían mantenido al margen casi hasta el final: EEUU nunca fue escenario de enfrentamientos significativos y precisamente fue su entrada en la guerra, con el desembarco en Normandía y el lanzamiento de las dos bombas atómicas, lo que determinó el fin del conflicto.
Después de 1945, EEUU y la URSS se convirtieron en las nuevas y únicas potencias del mundo. Todas las demás antiguas potencias pasaron a un segundo nivel. La Sociedad de Naciones fue reemplazada por la ONU, que, a diferencia de la anterior, tuvo su sede en Nueva York y no en Europa. La URSS, que había sido aliada de los países que derrotaron a Alemania y las demás naciones del Eje, rápidamente se transformó en el "enemigo de occidente" y el mundo vivió suspenso de lo que se conoció como "Guerra Fría": a partir de la década de 1950, la URSS y EEUU iniciaron una carrera armamentista sin precedentes hasta formar un arsenal capaz de destruir todo el planeta.


EEUU vivió una revolución cultural impulsada por el rápido desarrollo industrial y el consecuente fenómeno de consumismo.


Ver vídeo aquí

Las sociedades desarrolladas, con mayor disponibilidad de renta y tiempo libre que otras, consumen no sólo bienes sino también servicios: transportes, ocio, etc. "Sociedad de consumo", o "sociedad de consumo de masas" es el término utilizado en economía y sociología para designar al tipo de sociedad que se corresponde con una etapa avanzada de desarrollo industrial capitalista y que se caracteriza por el consumo masivo de bienes y servicios, disponibles gracias a la producción masiva de los mismos.


En este sentido, la crítica a este tipo de sociedades viene dada por el efecto de manipulación de la información, al objeto de "moldear" al consumidor para convertirlo en el "consumidor ideal" que pretenden las empresas.



Desde el punto de vista de la sociología, el consumo implica relaciones de posesión, de dominación y también de imitación, siendo el mimetismo cultural un móvil importante para el consumo, aún cuando éste es una elección consciente de cada persona y depende de su cultura.

  Ver vídeos aquí

2. Highsmith y la literatura norteamericana.


Durante esta segunda mitad del siglo, la narrativa norteamericana adquiere un papel relevante. Tras los precedentes de la “generación perdida” y Faulkner, una gran cantidad y variedad de novelistas se van sucediendo a partir de los años cincuenta: los novelistas sureños, los afroamericanos, los de origen judío… El autor más importante del momento es J.D.Salinger. A finales de los 50 surge la llamada Beat Generation”: el término Generación Beat se refiere a un grupo de escritores estadounidenses de la década de los cincuenta, así como al fenómeno cultural sobre el cual escribieron. Algunos de sus elementos definitorios son el rechazo a los valores estadounidenses clásicos, el uso de drogas, una gran libertad sexual y el estudio de la filosofía oriental. Esta nueva forma de ver las cosas dejó su principal influencia y legado en la posterior contracultura o movimiento hippie.








Sus principales obras literarias son Howl de Allen Ginsberg (1956), En el camino de Jack Kerouac (1957) y El almuerzo desnudo de William S. Burroughs (1959).
En el camino (On the Road) es una novela escrita por Jack Kerouac en 1951 y publicada por primera vez en 1957 . Se trata de una novela en parte autobiográfica escrita como un monólogo interior y está basada en los viajes que Kerouac y sus amigos hicieron por los Estados Unidos y México entre 1947 y 1950. Está considerada como la obra definitiva de la generación beat y recibe su inspiración del jazz, la poesía y las drogas.
"Los escritores beats como Burroughs, Corso, Ginsberg o Kerouac, desarrollan una nueva forma de expresión donde todo aquello que produzca efectos sobre los sentidos (llámese anfetaminas, LSD, marihuana o alcohol) constituye un proyecto explícito de protesta contra los valores preestablecidos de la sociedad capitalista. El consumo de drogas es también un medio de desprenderse de cánones sociales; ante todo, se trata de una transformación cultural. Diferentes críticos señalan de esta escritura beat que es un flujo ininterrumpido, desde el fondo del espíritu, de ideas y palabras que soplan sobre las imágenes; no hay periodos que separen las frases, ridículas puntuaciones, sino vigorosos blancos, que separan las respiraciones retóricas. No hay selectividad de la expresión, sino aceptación de las asociaciones libres producidas por la mente en un mar ilimitado, nadando en un océano, sin otra disciplina que los ritmos de la respiración retórica y de las puntuaciones como un puño que golpea sobre la mesa". (Fuente aquí)


Escribo poesía porque mi mente se contradice a sí misma, un minuto está en Nueva York, al otro minuto en los Alpes Dináricos.
Escribo poesía porque mi cabeza contiene 10.000 pensamientos.
Escribo poesía porque ninguna razón, ningún por qué.
Escribo poesía porque es la mejor manera de decir todo lo que tienes en mente en 6 minutos o durante el transcurso de una vida.
Improvisación en Beijing. A. Ginsberg.
Demando que la raza humana
cese de multiplicar la especie
saluden con una reverencia, se retiren.
Ese es mi consejo.
Y como castigo o recompensa
por realizar esta petición
renaceré el último de los humanos
oraré, lloraré, comeré, cocinaré...
Y una mañana ya no me levantaré de mi estera
Poema -Jack Kerouac

   Patricia Highsmisth permanece, sin embargo, como una escritora independiente de esa evolución. Su obra se enmarca dentro de la tradición de la novela negra, aunque desde planteamientos absolutamente renovadores. Este género, iniciado en el siglo XIX por Edgar Allan Poe y Arthur Conan Doyle, ha tenido una gran presencia en la narrativa del siglo XX, en forma de diversos subgéneros, y en la actualidad goza de una enorme popularidad, con la incorporación de autores de casi todos los países, en especial escandinavos, como H. Mankell o Stig Larson.

Finalmente, no se debe pasar por alto el auge que, a partir de las primeras décadas del siglo XX, la mujer ha ido ocupando un lugar cada vez más importante en la literatura, aportando nuevos puntos de vista y nuevos temas: el cuestionamiento de un mundo exclusivamente masculino, la renovación de los esquemas tradicionales de familia y relaciones personales, el desarrollo de su papel en la sociedad o la nueva sexualidad.

2. Situación cultural.


El desarrollo económico trajo consigo un interesante desarrollo cultural: además de ciertas voces críticas con la sociedad que se había formado tras la guerra y sus valores, también se produjo un gran número de obras de calidad destinadas al ocio y al entretenimiento, en campos como la música o el cine.
En los años 50 se formaron en EEUU dos estilos de música popular bien diferentes: por un lado, la música ‘blanca’, ligera y optimista, propia de las clases acomodadas:







por otro, la música ‘negra’, R&B, con mucho menor éxito comercial:






Cuando el éxito blanco y la fuerza negra se juntaron, nació el Rock and Roll:




Además, en la década de los cincuenta, el jazz había empezado a gozar de amplia popularidad como uno de los bienes culturales más importantes, aumentando su auditorio entre los intelectuales y los estudiantes de nivel superior:


En cine hay que destacar a actrices como Marilyn Monroe, Bette Davies o Grace Kelly y a actores como Marlon Brando, Cary Grant, John Wayne o Charlton Heston.

Los temas más recurrentes en las películas de esta época eran los de evasión: westerns, cine histórico (Ben-Hur, Los diez mandamientos) o ciencia ficción (La criatura del lago negro, Invasores de Marte, La guerra de los mundos…)

En Europa destacaban Federico Fellini, Ingmar Bergman y Jean Cocteau, como directores. Las actices más representativas de la época fueron Brigitte Bardot y Sophia Loren.
Precisamente, Highsmith saltó a la fama de la mano de Alfred Hitchcock, quien adaptó su primera novela, Extraños en un tren (1951), cuyo argumento es ya representativo de las obsesiones de la autora: dos desconocidos coinciden en un tren y deciden asesinar cada uno de ellos al enemigo del otro (la esposa y el padre, respectivamente), evitando así ser relacionados con los crímenes. 










No hay comentarios:

Publicar un comentario